Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Gobernador del Cesar, Luis Alberto Monsalvo Gnecco
Cortesía

El gobernador del Cesar, Luis Alberto Monsalvo Gnecco fue acusado formalmente por las presuntas irregularidades que se presentaron en la celebración de contratos del Plan de Alimentación Escolar (PAE).

Lea además: Anatolio Hernández tiene una demanda de pérdida de investidura por cobrar comisión a trabajador

La Fiscalía General lo acusó ante la Sala de Primera Instancia de la Corte Suprema de Justicia por los delitos de contrato sin cumplimiento de requisitos legales y peculado por apropiación a favor de terceros. 

Los hechos materia de investigación tienen relación con el contrato suscrito en agosto de 2015 entre la Gobernación y el Consorcio de Alimentación Escolar A Salvo por un valor de 17.140 millones de pesos. 

Lea además: Policía de Medellín se blindará para evitar retaliación por la captura de “Otoniel”

Sin embargo, en la ejecución del contrato se habría presentado sobrecostos por 3 mil millones de pesos. 

Según la Fiscalía General -para argumentar los sobrecostos- se facturó el kilo de hígado por 65.406 pesos pese a que en el mercado tiene un valor de $14.000.

 

En la ejecución del contrato también se presentaron graves irregularidades relacionadas con la entrega de alimentos en mal estado y a punto de pudrirse. Este fue el caso de la Institución Educativa Distrital Sagrado Corazón en Aguachica. 

Lea también: Más de 12.000 personas están en riesgo por disidencias y el ELN en Norte de Santander, advierte Defensoría

Este mismo contrato -celebrado durante la primera administración de Monsalvo Gnecco- está en la mira de la Procuraduría y la Contraloría General. 

En julio de 2020 la Corte Suprema de Justicia -en fallo de primera instancia- lo condenó a cinco años de prisión por corrupción al sufragante durante las elecciones en octubre de 2011. 

La investigación determinó que durante su campaña Monsalvo Gnnecco firmó pactos con los representantes de los sectores de invasión Tierra Prometida, Guasimales y Emmanuel, en Valledupar, con el compromiso de mantenerles la situación de ilegalidad a cambio de votos.

“Es evidente la gravedad del daño causado al bien jurídico con la conducta punible, los mecanismos de participación democrática, pues al condicionar el voto no solo privó de la libertad a los electores sino que obtuvo ventaja ilícita sobre sus contrincantes en la aspiración a la Gobernación del Departamento del Cesar”, precisó la Corte en el fallo. 

 

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.