Cargando contenido

El jefe de sicarios del Cartel de Medellín fue cobijado con medida de aseguramiento por este asesinato.

GUILLERMO CANO
El director del diario El Espectador, Guillermo Cano fue asesinado el 17 de diciembre de 1986.
Colprensa

En la noche del 17 de diciembre de 1986, dos sicarios motorizados interceptaron el vehículo en el que se movilizaba el director del diario El Espectador, Guillermo Cano Isaza y le dispararon en repetidas oportunidades hasta acabar con su vida.

El crimen había sido ordenado por el jefe del Cartel de Medellín, Pablo Escobar quien nunca le perdonó al periodista haber revelado su pasado criminal que le puso punto final a su carrera política en el Congreso de la República.

Lea además: Muere alias Popeye, jefe de sicarios de Pablo Escobar

El 25 de agosto de 1983, El Espectador había publicado un artículo en el que se revelaba una imagen de Escobar capturado el 10 de junio de 1976 por traficar 39 libras de cocaína en Itagüí (Antioquia) junto a su primo Gustavo Gaviria Rivero.

Dicha publicación fue la base para que se despojara al “empresario antioqueño” de su investidura puesto que la ley prohibía que una persona con antecedentes judiciales llegara al Congreso.

El pasado judicial de Escobar había quedado en evidencia pese a su intento por desaparecerlo. El congresista tenía otro antecedente por el asesinato de dos agentes del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) que lo habían detenido en Medellín.

El mismo diario reveló que el expediente de Escobar había desaparecido misteriosamente, situación por la cual ante la ley no tenía ningún pasado de tipo criminal.

Lea también: Alias Popeye dio detalles del asesinato de Guillermo Cano

Los familiares, amigos y compañeros de Guillermo Cano coincidieron en afirmar que su crimen se trataba de una retaliación por las publicaciones hechas. Sin embargo, tuvieron que pasar 30 años para que la justicia tomara las primeras decisiones frente a este caso.

El 2 de noviembre de 2018, la Fiscalía General citó a indagatoria a John Jairo Velásquez Vásquez, alias ‘Popeye’, considerado como el jefe de sicarios del Cartel de Medellín. El ente investigador aseguró en esa oportunidad que existían pruebas que lo vinculaban directamente con la planeación del crimen del periodista.

Varios testigos lo situaron en una reunión en la que se habló sobre Guillermo Cano y el malestar que provocaban sus reportajes y columnas de opinión para la organización criminal.

“Concertaron atentar contra Guillermo Cano Isaza por sus publicaciones contra la organización narcotraficante y definieron la forma y quiénes ejecutarían el crimen”.

Gustavo Adolfo Gutiérrez Arrubla, conocido como ‘Maxwell’, adelantó las respectivas labores de seguimiento y recopilación de datos sobre la rutina de Cano Isaza. Toda la información le fue proporcionada al ‘Negro Pabón’, uno de los sicarios de confianza de Escobar.

Le puede interesar: 'Popeye', el jefe de sicarios de Pablo Escobar que no terminó de pagar sus crímenes

Pese a que el mismo ‘Popeye’ había reconocido parte de su conocimiento en el plan para atentar contra este crimen, las autoridades judiciales no lo vincularon formalmente, situación que fue reprochada en diferentes oportunidades por parte de los familiares del periodista.  

Esto se infiere tras una declaración en la que aseguró el trabajo resultó relativamente “fácil” puesto que Guillermo Cano siempre tenía la misma rutina, manejaba su vehículo marca Subaru, el cual no contaba con ningún tipo de blindaje y no contaba con escolta.

El 27 de mayo de 2019, ‘Popeye’ fue cobijado con medida de aseguramiento por el delito de homicidio agravado. Sin embargo, nunca se resolvió su situación jurídica puesto que nunca fue llamado a juicio o se tomó una decisión de fondo frente a la investigación.

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido