Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Pelea entre hinchas de Nacional y Santa Fe en El Campín
Pelea entre hinchas de Nacional y Santa Fe en El Campín
AFP

¿Qué lleva a una persona a agredir a otra por el simple hecho de portar una camiseta del equipo contrario? Esta es la pregunta que se puso de presente en los escritos de acusación en contra de Julián Mateo Molina Fonseca, el joven que representó el pasado 3 de agosto el regreso de la violencia en los estadios del fútbol de Colombia.

Molina Fonseca fue grabado por una de las cámaras de seguridad golpeando en el suelo a un seguidor de Santa Fe en la tribuna familiar del estadio El Campín de Bogotá en el juego que marcaría el regreso de los hinchas al emblemático escenario deportivo. El joven, quien había sido perseguido por dos hinchas del club ‘verdolaga’, fue golpeado en repetidas oportunidades hasta caer al suelo, en ese punto llegó Molina que, sin ningún tipo de reparo, lo patea con sevicia en la cabeza hasta dejarlo inconsciente.

En contexto: Citan a juicio al hincha de Atlético Nacional que le propinó brutal golpiza a seguidor de Santa Fe en El Campín

Tras el dictamen del Instituto de Medicina Legal, la víctima tuvo una incapacidad provisional de 25 días por un trauma craneoencefálico y afectaciones en su rostro. Para las autoridades esto es evidentemente un intento de homicidio puesto que, sabiendo la gravedad de su conducta y el riesgo que generaba golpear en el rostro a una persona, el hincha de Nacional lo siguió haciendo. 

 

Sin embargo, no era el primer hecho relacionado con este tipo de agresiones en los que estaba vinculado Molina. Ya en 2017 su nombre había aparecido en una anotación criminal cuando atacó con arma blanca a un seguidor de un equipo contrario en hechos registrados en noviembre de 2020 en el sur de Bogotá. .

Lea además: Por portar la camiseta del Atlético Nacional fue herido un joven con arma blanca en Neiva

El joven habría agredido con arma cortopunzante en varias partes del cuerpo al hombre, mientras este ya estaba en el suelo. Por estos hechos el Instituto de Medicina Legal le dio al joven una incapacidad de 50 días, por la gravedad de las heridas causadas.

Sin embargo, en esa oportunidad Molina Fonseca no fue vinculado a un proceso penal pese a la gravedad de la situación. El expediente volvió a revivir después que se reviviera el debate por la violencia en los estadios de Colombia y la necesidad de ponerle un punto final a estas denominadas 'barras bravas'.

Por estos hechos deberá enfrentar dos juicios por los delitos de homicidio agravado en calidad de tentativa. 

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.