Cargando contenido

La Corte Suprema de Justicia ordenó a la empresa reintegrarlo después de haberle cancelado el contrato por padecer la enfermedad

Una persona revisa su trabajo
Las personas cada vez más están buscando mejores condiciones laborales.
Ingimage (Referencia)

Un hombre que ganó una demanda en la Corte Suprema de Justicia contra la entidad bancaria que lo despidió al enterarse que tenía VIH -Sida contó su historia en los micrófonos de RCN Radio. Recordó que trabajaba en el área comercial del banco y que sus problemas iniciaron cuando la entidad sufrió una fusión con otra empresa que la compró.

Dijo que en vez de ser reintegrado como todos compañeros, lo engañaron al decirle que lo iban a ascender de cargo: “el área que a mi me asignaron desapareció a los tres meses y me quede sin puesto, sin horario, fue una mentira, me engañaron. Si me hubieran querido ayudar no me hubieran reubicado en un área que iba a desaparecer”.

El hombre tuvo que firmar un acto de mutuo acuerdo en el que la empresa se comprometía a pagarle una indemnización por desvincularlo del banco. El afectado asegura que firmó bajo presión y miedo de posibles retaliaciones en su contra.

Lea también: Empresas no deben discriminar a sus trabajadores por padecer graves enfermedades

“A mi me dijeron que era mejor que el banco me sacara indemnizado, porque de lo contrario me iban a buscar ‘el quiebre’ y me iban a echar con justa causa (...) La persona de recursos humanos me decía que ya no había lugar en el banco para mi (...) me decía que si quería, debía renunciar, pero que no había trabajo para mi en el banco”, dijo.

El hombre aseguró que la entidad que compró la entidad donde él trabajaba sabía de su enfermedad. A pesar de eso lo dejaron sin quedó sin trabajo y durante el año que no pudo costear el tratamiento en su EPS, la enfermedad se agravó.

“Por falta de tratamiento yo pasé a la fase final de esa enfermedad, gracias a Dios mi mamá ha podido ayudarme para conseguir los recursos y costear nuevamente el tratamiento, pero ya no me he podido recuperar, los estragos de esta enfermedad avanzaron y ahora ¿quién me va a responder? ¿Quién responde por mi vida?”.

La decisión de la Corte ordena a la entidad bancaria reintegrar a este hombre a su trabajo, pero según él hasta el momento esto no ha ocurrido.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido