El contrato de 11 mil millones de pesos fue firmado durante la administración de Gustavo Petro.

JUAN PABLO POSADA
El actor Juan Pablo Posada fungió en 2015 como representante de la empresa Green Patcher S.A.S.
Colprensa

Para este martes quedó fijada la audiencia de imputación de cargos en contra del actor Juan Pablo Posada, más conocido como ‘El Chuli’, por su presunta participación en las irregularidades que rodearon la celebración del contrato de la “máquina tapahuecos” en la capital de la República.

La Fiscalía General indica que en el año 2013 la empresa Green Patcher S.A.S. firmó un contrato con la Unidad Administrativa de Rehabilitación y Mantenimiento Vial (UMV) para la adquisición de la máquina y puesta en marcha de un proyecto que buscaba tapar más de 15 mil huecos.

El contrato que tuvo un valor superior a los 11 mil millones de pesos fue entregado de manera directa, es decir no se adelantó una licitación pública. Ante esto se advierte que se vulneraron los principios de contratación y transparencia que exige la ley en Colombia.

Los investigadores indicaron que el actor firmó el contrato como representante de la empresa, hecho por el cual deberá responder por el delito de celebración indebida de contratos. En este sentido se indica además que el convenio se firmó bajo la figura de “ciencia y tecnología” lo que representaría un fraude puesto que el objetivo era reparar la malla vial.

El ente acusador determinó que la empresa no cumplía con los requisitos exigidos de experiencia puesto que había sido conformada en 2013 con un capital cercano a los 505 millones de pesos.  

Pese a que en el interrogatorio rendido ante la Fiscalía en 2014 el actor aseguró que él firmó ese contrato porque en ese momento el representante legal de la empresa se encontraba fuera del país, lo cierto es que en diversos eventos y reuniones Posada se presentaba con ese cargo.

La máquina tapahuecos, la cual fue presentada en su momento por el alcalde Gustavo Petro como la mejor inversión para recuperar la malla vial, se dañó a las pocas horas de entrar en funcionamiento. El daño no pudo ser reparado puesto que en el país no existían los técnicos que tuvieran el conocimiento y la experticia para este tipo de maquinaria.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido