Cargando contenido

El exjefe de la Unidad Anticorrupción de la Fiscalía ya se encuentra en poder de agentes de la DEA.

Luis Gustavo Moreno
Exfiscal Luis Gustavo Moreno.
Foto: Colprensa

En la mañana de este miércoles se inició formalmente el trámite de extradición del exjefe de la Unidad Anticorrupción de la Fiscalía, Luis Gustavo Moreno hacia los Estados Unidos.

Moreno, quien se encontraba privado de la libertad en una guarnición militar, fue entregado a agentes de la DEA para iniciar el proceso de identificación.

El exfiscal anticorrupción es solicitado por una Corte del Distrito Sur de la Florida (Estados Unidos) por delitos relacionados con el lavado de activos y la conspiración para realizar actos de corrupción en Colombia. 

Fuentes judiciales confirmaron a RCN Radio que el exfiscal Luis Gustavo Moreno ya fue notificado, en su lugar de reclusión en Bogotá, de los últimos documentos que son clave dentro del proceso para avanzar en el trámite de extradición hacia los Estados Unidos.

Una vez culmine los demás requerimiento de orden administrativos se espera que previa coordinación entre las autoridades de policía judicial de Colombia y los agentes de la DEA se pueda hacer próximamente efectivo el traslado de Moreno Rivera a suelo estadounidense.

El pasado martes, en el complejo judicial de Paloquemao, Moreno le solicitó al país que lo perdone por sus actos de corrupción, entre los que se encuentran el trámite para el pago de millonarios sobornos a magistrados para desviar procesos penales en la Corte Suprema y el ofrecimiento para afectar casos en la Unidad Anticorrupción.

"Porque tengo el convencimiento como ser humano y como persona privada de la libertad, reitero mi arrepentimiento que más que con palabras elocuentes lo he demostrado con hechos al comparecer a las diferentes audiencias a las que se me ha requerido”, dijo el exfiscal anticorrupción.

Antes de ingresar a la audiencia en la que se iba a definir su principio de oportunidad, Moreno le pidió perdón a su hija, reconociendo que perdió el rumbo de su vida como abogado litigante y como funcionario público. "Quiero resarcir los daños que ocasioné como abogado litigante y como ser humano”, dijo.

Ante los medios de comunicación, reiteró que continuará colaborando con las autoridades colombianas entregando información en las investigaciones que se adelantan por los actos de corrupción conocido como el 'cartel de la toga'. 

 

El proceso contra Moreno

El 27 de junio de 2017, Moreno fue capturado por agentes del CTI en su oficina ubicada en el búnker de la Fiscalía General señalado de haberle solicitado una millonaria suma de dinero al exgobernador de Córdoba, Alejandro Lyons Muskus con el fin de desviar las investigaciones que se adelantaban en su contra por casos de corrupción durante su administración.

El entonces fiscal anticorrupción se habría reunido en un apartamento en el norte de Bogotá con Lyons y el abogado Leonardo Pinilla -capturado por estos hechos- para manifestarle al exmandatario departamental la necesidad de entregarle esa alta suma de dinero con el fin de afectar el proceso en curso que se adelantaba en su Unidad.

Al ver que Lyons no tenía la voluntad de pagar este soborno, Moreno empezó a citar ruedas de prensa para señalar públicamente al exgobernador de casos de corrupción y entregar información pública sobre los detalles de la investigación. 

“Desde al menos el 11 de abril y el 5 de junio de 2017 Moreno entregó a los medios de comunicación información relacionada con Lyons procedente de los casos que se adelantaban contra el señor (Jesús) Henao, que no era de conocimiento público, con la finalidad de presionar el pago”, señaló la Fiscalía General en el escrito de acusación. 

El fiscal delegado ante la Corte Suprema, Jaime Camacho aseguró en la presentación de la acusación en que “Moreno conocía las funciones propias del cargo. Abusó de ellas y del cargo conscientemente con voluntad dirigida a exigir dádivas”.

En un centro comercial en Miami (Estados Unidos), Moreno se reunió con Lyons. En esa oportunidad recibió más de 100 mil dólares en efectivo.Este dinero hacía parte del acuerdo que había pactado con el exmandatario departamental para aplazar la imputación de cargos en su contra por el 'cartel de la hemofilia' y desviar las otras investigaciones.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido