Cargando contenido

La Procuraduria General se hizo cargo de la investigación, en diciembre del 2019, aplicando el poder preferente.

Ilustración. Niña indígena.
Ilustración. Niña indígena.
Foto cortesía

En diciembre de 2019, la Procuraduría General de la Nación se hizo cargo de las investigaciones por presunta violación sexual a una menor de 15 años indígena, perteneciente a la comunidad nukak maku, en el departamento del Guaviare, pero aún no se conocen avances en esa indagación preliminar.

El auto de apertura de investigación dice que el expediente se abre contra miembros del Ejército Nacional por establecer.

Le puede interesar: Organismos de Justicia y Verdad condenan incremento de asesinatos de líderes sociales y excombatientes

Los hechos habrían ocurrido en septiembre del año pasado en la vereda Charras del municipio de San José de Guaviare cuando un hombre, al parecer miembro del Ejército, “se la llevó a la base militar” y la habría mantenido allí retenida “desde el 8 al 13 de septiembre cuando ella pudo escapar”.

Lo que dice la queja es que al parecer la menor fue abusada sexualmente durante esos días. “Aparentemente habría sido abusada por este sujeto y otro hombre, el 8 hasta el 13 de septiembre, cuando ella pudo escapar”, se señaló.

Otro caso de violación a una menor indígena que se conoce y que está en la Procuraduría es el de la menor de 14 años, de la comunidad embera chamí, en el departamento de Risaralda.

Sin embargo, según cifras del Ejército, son por lo menos 118 casos de abuso sexual, por parte de miembros de esa institución, por eso la Procuraduría solicitó, con urgencia, información detallada sobre los avances en esas investigaciones en materia penal y disciplinaria. 

Lea también: Fiscalía investiga la agresión sexual y empalamiento de una mujer en el Meta

El informe anual del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos sobre la situación de los Derechos Humanos en Colombia, documentó "13 casos con 15 mujeres víctimas de abuso sexual, incluyendo 13 niñas, ocurridos en Antioquia, Arauca, Caquetá, Guaviare, Meta y Nariño" durante el 2019.

Ese informe indica que, en diez de los casos, “los presuntos perpetradores fueron miembros del ELN, grupos criminales y otros grupos violentos, mientras que en tres casos miembros del ejército estuvieron presuntamente involucrados”.           

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido