Los millonarios recursos habrían terminado en los bolsillos de uniformados.

Soldados
Las supuestas irregularidades se habrían producido con el pago de dineros a fuentes de inteligencia y otros gastos justificados con documentos falsos.
Colprensa

En poder de los organismos de control y de investigación se encuentra ya el proceso a través del cual se intenta establecer claridad sobre supuestas irregularidades en el manejo de dineros que harían parte de recursos de inteligencia y gastos reservados.

Asi lo señaló el general Alberto Mejia, comandante de las Fuerzas Militares, tras destacar que no hará ningún pronunciamiento sobre el particular pues él mismo entregó el proceso para que se adelante la investigación. 

Las supuestas irregularidades se habrían producido con el pago de dineros a fuentes de inteligencia y otros gastos justificados con documentos falsos y situaciones que no correspondían con la verdad. Los dineros terminaban supuestamente en el bolsillo de oficiales y suboficiales. 

A través de un informe publicado por la revista Semana, se detallan los nombres claves de las sedes en donde se adelantaban labores de inteligencia, los manejos que se cumplían con millonarios recursos asignados a las acciones de consecución y mantenimiento de fuentes que no existían y los dineros gastados en elementos tecnológicos que al parecer también tenían un manejo inadecuado.

En el informe se menciona al anterior comandante de las Fuerzas Militares, el general en retiro Juan Pablo Rodríguez, y quien ahora es el embajador en Corea del Sur, como una de las personas que conocía de los supuestos procesos irregulares.

El general Alberto Mejía señaló que la investigación fue entregada a la Procuraduría y a la Fiscalía para que se adelanten las labores correspondientes que permitan esclarecer lo ocurrido y establecer los responsables. 

Encuentre más contenidos

Fin del contenido