Cargando contenido

En el sentido del fallo se presentaron pruebas en contra del exasesor espiritual de la campaña de Óscar Iván Zuluaga

LUIS ALFONSO HOYOS
Colprensa

El juez octavo de conocimiento de Bogotá declaró inocente a Luis Alfonso Hoyos Aristizábal, exasesor espiritual de la campaña presidencial de Óscar Iván Zuluaga, por el denominado caso 'hacker'.

En el sentido del fallo dado a conocer este viernes, el juez determinó que la Fiscalía General no presentó evidencia suficiente para demostrar la participación de Hoyos Aristizábal en las actividades ilegales adelantadas por el 'hacker' Andrés Fernando Sepúlveda. 

Lea además: 'Hacker' asegura que tiene pruebas contra el exdirector del CTI

En la lectura de la decisión se manifestó que las pruebas para inferir la participación del asesor espiritual en la obtención de información privilegiada de los negociadores de paz con las Farc que se adelantaban en La Habana (Cuba) y la interceptación de los correos electrónicos del exvicepresidente Francisco Santos. 

"Declarar al acusado inocente de los cargos", manifestó el funcionario judicial al citar las pruebas que reveló la Fiscalía General y la defensa del procesado durante el juicio.

El juez cuestionó el hecho que el fiscal del caso presentara únicamente testigos de referencia para soportar lo dicho en su escrito de acusación contra Hoyos, reseñando que no se presentaron otras pruebas para demostrar la culpabilidad del procesado.

En el debate jurídico el juez del caso señaló que todas las aseveraciones sobre un lenguaje cifrado en los supuestos mensajes que compartieron Hoyos y Sepúlveda se "dejaron en el aire" y nunca se comprobó si en ese intercambio de mensajes se estaba planeando una actividad ilícita. 

Lea también: Duque le pidió a Pacho Santos recuperar la confianza con EE.UU.

"La Fiscalía General tenía que demostrar que si se estaban hablando de unas 'canciones' que le iban a entregar al señor Andrés Fernando Sepúlveda y que las iban a publicar el lunes y el martes siguiente pues se tenía que saber qué pasó el lunes o martes siguiente, qué fue lo que ocurrió y cuál era la verdad de esas canciones", precisó. 

En ese sentido citó la declaración de un policía de iniciales D.J.Q.T. quien le tomó el testimonio al 'hacker' Sepúlveda en el operativo de allanamiento en su oficina en el norte de Bogotá, señalando que pese a los intereses de la Fiscalía General nunca se pudo demostrar que en efecto tuviera conocimiento alguno de las actividades ilegales investigadas.

D.J.Q.T testificó en el juicio que conoció a Sepúlveda Ardila y que este le relató la forma en cómo obtuvo de manera ilegal información relacionada con el proceso de paz con las Farc, información reservada de la Fuerza Pública y organismos de paz.

“La Fiscalía no pudo ni desarrolló una actividad probatoria para corroborar esa afirmación que había obtenido de D.J.Q.T de Andrés Felipe Sepúlveda Ardila”. El juez sostuvo que el ente investigador tenía la obligación de tener elementos de prueba ante al negativa del ‘hacker’ de declarar en el juicio para corroborar lo que había afirmado durante el allanamiento.

Igualmente cuestionó el hecho que no se realizara la respectiva intervención para que fueran tendías en cuenta las entrevistas que rindió Sepúlveda en las que habría mencionado la participación de Hoyos Aristizábal en los hechos materia de investigación.

Debido a esto señaló que se presentó una ausencia probatoria en el desarrollo del juicio. “Este funcionario carece de cualquier elemento de convicción suficiente sobre aquello que le informó”, precisó el juez del caso al advertir que el fiscal del caso no presentó “absolutamente nada” para soportar su teoría del caso.

Igualmente tampoco se presentó evidencia suficiente para revelar la veracidad de los correos electrónicos que presuntamente habrían intercambiado Sepúlveda y Hoyos para adelantan actividades ilegales en contra del proceso de paz y tener datos reservados del Ejército y la Policía Nacional.

Considera que no la Fiscalía no se tomó la molestia de corroborar el remitente y destinatario, y tampoco si estas personas se escribían continuamente puesto que solamente se mostraron unas capturas de pantalla sobre estas supuestas conversaciones.

“No se sabe si la cuenta de destino que se atribuye correspondía a Luis Alfonso Hoyos Aristizábal en efecto le pertenecían (…) la Fiscalía presentó unas impresiones de pantallas con el nombre de Sepúlveda y en otra la de Hoyos Ariztizábal, pero en ningún momento se apuntó a demostrar que esas cuentas que se dicen tenían conversación eran de él”, precisó el funcionario judicial.

Esta demostración era clave en el proceso penal. “La Fiscalía General no logró establecer que existiera una comisión de delitos (…) No cree este despacho que se necesite un experto para que nos diga cuándo hay un lenguaje cifrado y cuándo no. Lo que si era necesario era que nos demostrara a partir de ese lenguaje de que se estaba tratando y cuáles eran las canciones de las que se estaba hablando”.

La Fiscalía General acusó en 2015 a Hoyos por los delitos concierto para delinquir agravado en calidad de autor, y determinador de acceso abusivo a un sistema informático, uso de software malicioso, violación de datos personales agravado y cohecho por dar u ofrecer.

De acuerdo con las investigaciones este proceso se abrió principalmente producto de sus nexos con el hacker Andrés Fernando Sepúlveda -condenado a 10 años de prisión- por espiar a varios de los partícipes en el proceso de paz adelantado en La Habana, Cuba, entre el Gobierno de Juan Manuel Santos y la guerrilla de las Farc.

Según el expediente del caso Hoyos supuestamente habría ordenado a Sepúlveda comprar información secreta del Estado colombiano y acceder a los correos electrónicos del vicepresidente Francisco Santos, quien para la época buscaba ser el candidato oficial a la Presidencia por el Centro Democrático.

En noviembre de 2014, Hoyos salió del país con rumbo a los Estados Unidos argumentando que no tenía garantías procesales en Colombia, advirtiendo que el proceso penal que se le adelantaba hacía parte de una persecución política. 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido