Cargando contenido

Medardo Alberto Romero deberá presentarse ante las autoridades judiciales cuando sea citado en el marco de este proceso penal.

Selección Colombia - Copa América 2019
Selección Colombia en la Copa América 2019.
Colprensa

El juez noveno de control de garantías de Bogotá se abstuvo de dictar medida de aseguramiento en centro carcelario contra el empresario Medardo Alberto Romero Riveros, exrepresentante legal de TicketYa, investigado por su supuesta injerencia en la planeación y ejecución de maniobras ilegales con las que revendieron 13. 853 boletas del partido Colombia – Brasil.

“Este juzgado resuelve imponer medida de aseguramiento no privativa de la libertad, por medio de la cual se establece que el ciudadano Medardo Alberto Romero Riveros, deberá presentarse trimestralmente ante el Centro de Servicios Judiciales del Sistema Penal Acusatorio del Complejo Judicial de Paloquemao, así como la obligación de presentarse personalmente ante el llamado de la administración de justicia”, señaló el juez.

Lea también: Declaración clave contra Bedoya, Jesurún y González por reventa de boletería

También dijo que una vez se definan las siguientes etapas en este proceso judicial, el empresario deberá presentarse a las respectivas audiencias.

El funcionario judicial validó la imputación de los delitos de agiotaje simple y corrupción agravada, sin embargo le suprimió el cargo de concierto para delinquir porque indicó que la Fiscalía no demostró que existiera la probabilidad que Romero Riveros hubiese incurrido en este hecho punible.

Cuestionó que la Fiscalía hubiese solicitado una orden de captura en contra del imputado pues los tiempos en los que viajó a Estados Unidos estaban acordes con los que establece la ley.

Dijo que los trámites de dicho procedimiento, entorpecieron aún más, el proceso que se adelantaba contra el exdirectivo de TicketYa.

Así empezó el supuesto fraude

En julio de 2015, la Federación Colombiana de Fútbol abrió un proceso licitatorio para la venta de boletería para los partidos de la Selección Colombia con miras al Mundial de Rusia 2018 que se iban a disputar en el Estadio Metropolitano de Barranquilla.

Fueron muchos los que se postularon para recibir la adjudicación del millonario contrato, entre ellas TicketYa, un consorcio conformado por tres empresas. Pese a que no cumplía con los requerimientos exigidos (experiencia, financiación y soporte logístico) fue el feliz beneficiario.

Le puede interesar: ¿Cómo se fraguó la reventa de boletería para los partidos de la Selección?

Según la exposición del fiscal sexto especializado anticorrupción, antes del proceso licitatorio se pactó una “comisión de éxito” por tres mil millones de pesos para resultar ser beneficiados con el millonario contrato.

La empresa TicketYa, que era presidida por los empresarios Elías José Yamhure Daccarett y Medardo Alberto Romero Riveros quienes se aliaron con TicketShop, César Ronaldo Carreño Castañeda e Iván Darío Arce Gutiérrez para participar en el proceso de licitación.

Pese a las críticas por las demoras en la entrega de boletería, las fallas en la plataforma para adquirir las mismas para los partidos de la Selección y la falta de soporte para atender las quejas el consorcio siguió operando.

En septiembre 2017, en uno de los partidos clave de la Selección para clasificar al Mundial se presentó un hecho irregular que generó todo tipo de alertas y obligó a las autoridades a intervenir.

Para el partido Colombia – Brasil, que se iba a disputar el 5 de septiembre de 2017 en el Metropolitano, se pusieron en venta 13 mil boletas pero muy pocas llegaron a manos de los hinchas, quienes deseosos de ver el juego, buscaron por todos los medios acceder a una boleta.

Seis mil boletas fueron puestas a la venta en la página web a las 12 de la noche. Sin embargo, a esa hora los hinchas encontraban que la página estaba bloqueada. Quince minutos más tarde aparecía un mensaje en la plataforma que alertaba que todas las boletas estaban agotadas.

Esto generó una ola de protestas de los fanáticos. Para la Fiscalía General el hecho de que estas boletas se “agotaran” en tiempo récord abrió la puerta para la reventa de las mismas a precios astronómicos.

Lea también: Reventa de boletería no es un delito en Colombia, asegura abogado de exdirectivo de TicketYa

Los investigadores indicaron que esto era parte del plan que se tenían los contratistas para obtener muchas más ganancias. Fue así como las boletas fueron revendidas entre un 200 y 250 por ciento más caras del precio original.

Tras hacer una rápida revisión se logró establecer que el valor nominal del contrato era de $2.835.590 millones, sin embargo, con la reventa los contratistas lograron una utilidad de $3.105.280 millones.

El fiscal del caso reveló que para las localidades Norte y Sur se pusieron a la venta 4.178 boletas con un valor original de $250.680, sin embargo, con el tema de la reventa estas mismas unidades alcanzaron el valor de $1.128.060. 

En cuanto a Occidental se pusieron a la venta 4.334 boletas, en el contrato se fijaba el valor de $1.516.900, sin embargo, se revendieron a $2.789.800. Lo mismo ocurrió con las 5.342 boletas de Oriental, que pasaron de $1.068.400 a $2.023.400.

La Fiscalía General busca establecer si se presentaron irregularidades en la entrega de las 4.357 boletas que recibieron los “denominados socios” de la empresa contratista, entre ellos se encontraban Alberto Romero, Elías Yamhure, Rodrigo Rendón, Roberto Soler, Alfredo Yamhure y Ramón Jesurún.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido