Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Audiencia Memo Fantasma Narco
Audiencia Memo Fantasma Narco
Fiscalía General de la Nación

Uno de los grandes retos que trajo consigo la pandemia derivada por el coronavirus covid-19 en Colombia fue evitar la parálisis del servicio de la administración de justicia, lo que originó la expedición del Decreto 806 de 2020 que dio luz verde para avanzar en la realización de audiencias virtuales, bajo la coordinación de jueces y magistrados. 

Sin embargo, en atención a que este año pierde vigencia dicho decreto, RCN Radio hizo un balance con expertos juristas y el sindicato de la rama judicial sobre la necesidad de continuar con esta modalidad y advirtieron que el futuro de volver a la presencialidad está en manos del Congreso de la República y la Corte Constitucional.

El presidente del Colegio de Abogados Penalistas, Francisco Bernate, aseguró que la opción de volver a las audiencias de manera presencial constituirá un retroceso para el país y prueba de ello, es que en el último año se pasó de celebrar 25 mil audiencias presenciales a 200 mil audiencias de manera virtual en los diferentes juzgados y tribunales.

Lea también: Aborto en Colombia: Corte Constitucional rechazó quejas contra el conjuez Hernando Yepes

“Hacer una audiencia en Colombia costaba en promedio siete millones de pesos, entre el sueldo del fiscal, del juez, del procurador y el tener una sala quieta y hoy en día se hace una audiencia con costo de cero pesos (…) Tranquilamente la justicia pudo haberse ahorrado en un año más de 10 mil millones de pesos”, indicó Bernate.

Audio

[AUDIO] Informe: Juristas urgen al Congreso y la Corte Constitucional a definir el futuro de las audiencias virtuales.

0:27 5:25

El abogado Bernate hizo un llamado al Congreso de la República  para que legisle sobre la materia y a la Corte Constitucional para que mantenga las disposiciones que habilitan la virtualidad judicial.

También señaló que, gracias a la celebración de audiencias virtuales, por el solo pago de los servicios públicos en los Juzgados de Paloquemao la administración se ha ahorrado un monto cercano a los 500 millones de pesos mensuales. 

Lea aquí: Al menos 78 defensores de derechos humanos asesinados en Colombia en 2021

"Antes teníamos que invertir los colombianos más de 500 millones de pesos al mes sólo para abrir las puertas de los Juzgados de Paloquemao, que no es uno de los complejos judiciales mas concurridos en Colombia, no es la Alpujarra en Medellín, no es el Palacio de Justicia de Cali, no es el Edificio Hernando Morales Molina de Bogotá, Paloquemao mueve 4.000 funcionarios al día, mientras que los otros pueden estar entre 10 mil y 14 mil al día", dijo Bernate.

Explicó que la virtualidad en la justicia ha dejado grandes beneficios para los ciudadanos que hoy se ahorran muchos recursos en autenticaciones, fotocopias y en tiempo para ir a radicar sus papeles e, incluso, permite una mayor veeduría ciudadana sobre las mismas diligencias.

"En una audiencia a puerta cerrada, ¿Quién va controlar como funciona la administración de justicia? Son puertas cerradas para que funcione la corrupción (…) Colombia tiene un récord, en el caso de la audiencia de imputación de cargos contra el abogado Diego Cadena con un total de 153 mil personas que vieron la audiencia de manera virtual”, dijo Bernate.

Puede leer: Cerca de 1'6220.102 cédulas fueron inscritas de manera digital

No obstante, para el presidente del Sindicato de la Rama Judicial, Fredy Machado, de continuar la realización de las audiencias virtuales debe existir un mayor compromiso del Estado para mejorar la conectividad en muchos municipios del país.

“Lo que tiene que ver con la conectividad en regiones como San Andrés y Leticia y en municipios pequeños, allí se requiere que allá un compromiso del Estado para invertir en esta materia y así pueda fluir eficazmente justicia a través de las audiencias virtuales”, dijo Machado.

Así mismo, el delegado de Asonal Judicial y otros abogados penalistas coincidieron en la necesidad de evaluar la posibilidad de que la etapa del juicio oral se realice de manera presencial para blindar la práctica de las pruebas y de los interrogatorios de los testigos que son determinantes a la hora de que los jueces emitan un fallo de sentencia.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.