Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Prostitución
Las autoridades hicieron un llamado a la ciudadanía para que denuncien este tipo de casos.
Foto: Ingimage

La Sala Plena de la Corte Constitucional tiene en sus manos definir fijar el uso del suelo para sitios en los que se pueden realizar actividades sexuales.  

La polémica surgió por la tutela que presentó Nelcy Delgado, propietaria de una taberna ubicada en pleno centro del municipio de Chinácota (Norte de Santander), a quien la Alcaldía ordenó su cierre y suspensión temporal por su ubicación y la presunta presencia de menores de edad en el establecimiento. 

“Se les está ofendiendo un trabajo común y corriente, no hay discriminación para ellas que hacen esa labor”, señaló la dueña del establecimiento al pedirle a la Corte que proteja su derecho y el derecho de sus empleadas al trabajo. 

Sin embargo, Carlos Alberto Toro, inspección de Policía de Chinácota consideró que una de las inspecciones constataron irregularidades como “el ingreso de menores de edad en el establecimiento”. 

El Instituto Colombiano del Bienestar Familiar (ICBF) en una inspección al establecimiento aseguró que no encontraron ninguna evidencia para inferir la presencia de menores de edad. 

Sin embargo, la polémica surge por la ubicación del establecimiento y el cumplimiento del Plan de Ordenamiento Territorial (POT), que debe definir la ubicación de estos lugares, según indicó la Procuraduría General en un concepto. 

La Defensoría del Pueblo señala que quienes practican la actividad sexual “son esclavas de la industria del sexo”, a pesar de que la Corte Constitucional hace 10 años ordenó regular la práctica de las  trabajadoras sexuales con garantías laborales. 

El Ministerio Público realizó una visita a la taberna de la señora Nelcy y evidenció que allí laboraban 15 mujeres, algunas de ellas venezolanas, en precarias condiciones. 

Sin embargo las trabajadoras sexuales que asistieron a la audiencia pública en el alto tribunal señalaron que su trabajo no es una esclavitud al realizarlo de forma voluntaria y suplir sus necesidades económicas. 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.