Cargando contenido

Luis Gregorio Ramírez se encuentra preso en la cárcel de máxima seguridad de Valledupar, señalado del asesinato de al menos 23 mototaxistas.

Monstruo de la soga relata cómo asesinó a los mototaxistas
Luis Gregorio Ramírez más conocido como el Monstruo de la soga.
Foto: Captura de video

Luis Gregorio Ramírez Maestre, 38 años, más conocido como el 'Monstruo de la soga' purga una condena en la cárcel de máxima seguridad de Valledupar, señalado del asesinato de al menos 23 mototaxistas en diferentes departamentos del país.

El programa 4 Caminos, del Canal RCN, logró entrevistar a este hombre, quien mostró su frialdad al admitir varios de los asesinatos que cometió y aseguró, sin piedad, que sus víctimas "eran delincuentes".

¿Usted es un monstruo?, le preguntó el periodista Diego Fajardo a Ramírez Maestre, a lo que este respondió: "yo no me considero un monstruo ¿por qué? por el hecho de que haya cometido los homicidios ... No... un monstruo es aquel que no esclarece las cosas y yo lo estoy haciendo".

Así sin ninguna vergüenza, Luis Gregorio sostiene su mirada hacia el periodista y en su rostro se dibuja una sonrisa que se mantiene durante toda la entrevista.

Las autoridades advierten que este sujeto es mitómano y que ha cambiado su versión varias veces. 

El 'Monstruo de la soga' aseguró que a sus 17 años se fue de su casa, ubicada en el corregimiento de La Mina (Cesar), hacia Bucaramanga, donde supuestamente se unió a las Autodefensas e hizo parte del Bloque Fidel Castaño Gil.

Relata que luego, ingresó a prestar el servicio al Ejército y allí se convirtió en un 'informante' para las Autodefensas y les advertía a donde llegarían las tropas del Ejército para que el grupo armado ilegal se moviera de allí.

De hecho, cuenta que tuvo que dejar el Ejército luego de que amenazó a un teniente del Ejército con un fusil, porque lo puso a 'voltear'.

Sin embargo, el director de la Dijin, brigadier general Jorge Luis Vargas, afirmó en este programa que no hay antecedentes que lo vinculen con alguna organización al margen de la ley.

Luego, dice que se fue para Santa Marta y allí se unió a un grupo que, según él, hacia limpieza social. Mataban a esos delincuentes que "se cubrían haciéndose pasar por mototaxistas", indicó Ramírez.

 

Dice que esos supuestos delincuentes - quienes son las víctimas por las que hoy paga una condena - extorsionaban a las personas, razón por la que esta 'organización criminal' los mataba a tiros. Pero, esta modalidad cambió, según él, y comenzaron a amarrarlos de los pies y manos.

Narró que amarraban a sus víctimas de pies, manos y el cuello para que este mismo terminara asfixiándose, una muerte que podría tardar hasta 15 minutos. Tal cual, así fueron encontrados los cuerpos de los mototaxistas asesinados presuntamente por este hombre.

Sin embargo, él dice que era una banda, pero la Policía asegura que este hombre trabajaba solo. En los exámenes practicados demostró tener la pericia de hacer solo, estos nudos profesionales que estratégicamente ubicaba en diferentes partes del cuerpo para que cuando la víctima quisiera huir, ella misma se asfixiara. 

"Todos tenían que ir amarrados de pies, manos y cuello, hasta que hablaran lo que se necesitaba. No eran mototaxistas, dicen eso porque salían de la casa en moto, pero eran delincuentes bajo la modalidad de mototaxistas", agregó el llamado 'Monstruo de la soga'.

Reitera que "Tenía mis cinco sentidos puestos. En menos de 30 segundos muere la persona, consiste en la forma cómo se hacen los nudos". 

En el transcurso de la entrevista, Diego Fajardo le muestra a Ramírez uno a uno los rostros de las víctimas, a quienes sin temor alguno, admite. 

Uno de los rostros fue el de Jhon Jairo Amador, un joven mototaxista que apareció muerto en Barrancabermeja. "Sí ese fue el primer homicidio que acepté", dijo.

"Tantos homicidios que tengo que no recuerdo la cara, para que le voy a echar mentiras no me muestre fotos porque por fotos no", dice con los demás rostros que le muestra, hasta que admite otro. Se trata de Marlon Ceballos, quien en palabras suyas fue su primer homicidio. 

Además reconoce otro rostro. El de Manuel Villareal "porque era el hermano de la muchacha", como muchacha se refiere él a una de sus novias a quien le asesinó al hermano.

Y termina la entrevista diciendo: "nunca me han hecho un examen médico para que me traten de psicópata, aquel que diga que soy un asesino en serie es un mentiroso".

Vea aquí la entrevista completa y los relatos de la familia de las víctimas (click aquí)

Encuentre más contenidos

Fin del contenido