Cargando contenido

Delvis Sugey Medina, esposa del excongresista Roberto José Herrera, habría sido pieza clave en el millonario fraude.

La Guajira se ha convertido en un foco de corrupción en el país.
La Guajira se ha convertido en un foco de corrupción en el país.
RCN Radio

Un juez de control de garantías de Bogotá ordenó la libertad inmediata de Delvis Sugey Medina Herrera, procesada por su presunta participación en los hechos que rodearon un millonario fraude por medio de la emisión de libranzas en la firma Elite Internacional S.A.S. 

El funcionario judicial acogió los argumentos de la defensa de la procesada y determinó que se habían superado los términos establecidos por la ley desde la radicación del escrito de acusación hasta el inicio del juicio formal. 

Lea además: Fiscalía buscará frenar libertad por vencimiento de términos del general (r) Guatibonza

Medina Herrera seguirá vinculada al proceso penal. La Fiscalía General la acusó por los delitos de  estafa agravada continuada, concierto para delinquir, falsedad en documento privado,  enriquecimiento ilícito y captación masiva ilegal y habitual de dinero del público, agravada por el no reintegro.

Según el ente investigador, con la emisión de 15 mil títulos valores falsos se habrían estafado a casi seis mil personas que habrían invertido en dicha firma todos sus ahorros.

“La señora hoy imputada, haría parte de una organización integrada por la delincuencia económica y empresarial que se enriqueció ilícitamente en más de un billón de pesos”, señaló el fiscal durante la audiencia de imputación hace un año.

Lea también: ¿Se acabarían las cajas de compensación con la prima extra a trabajadores?

Medina, quien es esposa del excongresista Roberto José Herrera, conocido como “el zar de las libranzas”, habría sido pieza fundamental en esta compleja y millonaria estafa. 

En la investigación se señaló que la mujer había vigilado la emisión de pagarés falsos para soportar la operación de captación de la firma Elite y así darle apariencia de legalidad a todos sus movimientos.

Pese a que sabía que no tenía con qué responderles a los inversionistas, la firma siguió entregando la venta de libranzas con altas tasas de rentabilidad. La Fiscalía General descubrió que la mayoría de los papeles firmados por la procesada no tenían ningún tipo de base.

Le puede interesar: Cansados de los políticos, habitantes de Gallego (Atlántico) no votarán por ningún candidato

En 2016, cuando la firma fue intervenida oficialmente se descubrieron las irregularidades y el mal manejo del dinero de los inversionistas. Además de las millonarias deudas que tenían con cooperativas y el desorden administrativo que llevó a un verdadero déficit financiero. 

Desde abril de 2018 la mujer se encontraba privada de su libertad en la cárcel El Buen Pastor de Bogotá. 

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido