Cargando contenido

El desgarrador caso de un bebé que fue torturado por su padrastro provocó que un juez y abogado defensor rompieran en llanto.

Autoridades investigan desaparición del menor
Ingimage

“No comprendo cómo alguien puede hacerle eso a un menor, la verdad me quedo sin palabras”. De esta forma, con la voz entrecortada, el juez 53 de control de garantías de Bogotá resolvió la solicitud de medida de aseguramiento presentada por la Fiscalía General contra un joven de 19 años por los actos de tortura y el posterior asesinato de un bebé de 22 meses de nacido.

El menor, según lo determinó el Instituto de Medicina Legal, sufrió golpes y torturas que quedaron evidenciadas en los quemaduras, fracturas, abrasiones y hematomas que tenía en todo su cuerpo. El informe reseña que presentaba afectaciones en el cerebro y sus partes íntimas.

En contexto: Juez rompió en llanto al escuchar aterrador relato de tortura a bebé en Bogotá

Los hechos se presentaron, certificaron los investigadores, entre los días 20 y 25 de enero del presente año en una casa ubicada en el barrio Altos del Poblado, en la localidad de San Cristóbal, en el suroriente de la capital de la República.

El ahora procesado vivía con la madre del bebé y aprovechaba cuando esta salía a trabajar para golpear al menor. Tras la imputación hecha, y el ambiente de dolor y angustia que se vivía en la sala de audiencias, el joven aceptó sin remordimiento alguno su participación en los delitos de homicidio agravado en concurso heterogéneo con violencia intrafamiliar agravada.

El caso despertó una gran indignación y revivió el debate frente al aumento de las condenas para los responsables de este tipo de acciones en contra de los menores de edad. Nuevamente, en varios foros y redes sociales, aparecieron incluso las propuestas de cadena perpetua y pena de muerte.

Lea también: ¿Cuáles deben ser las estrategias para combatir el abuso sexual a menores?

Y es que, aunque suene doloroso, el caso registrado en las últimas horas en Bogotá llegó a engrosar la larga lista de los abusos y ataques contra menores de edad en el país. Desde hace muchos años, las acciones casi que demenciales se registran en todas las regiones del país, pareciendo que nunca van a acabar.

Luis Santiago

Hace una década, el crimen de Luis Santiago Lozano, de once meses de nacido, se convirtió en el símbolo y en la punta de lance en el debate para ampliar las condenas y evitar los beneficios judiciales (rebajas de pena, detenciones domiciliarias y libertades condicionales) a los responsables de estos abominables actos.

El menor fue raptado y asesinado por su propio padre, Orlando Pelayo. El hombre, quien en un principio aparecía ante los medios de comunicación exigiendo la liberación de su hijo, reconoció que él mismo lo había ahorcado, al parecer para ponerle punto final a su matrimonio e iniciar una relación sentimental con una mujer, que también participó en el macabro plan.

Pelayo y las tres personas que le ayudaron a la ejecución del secuestro y homicidio del menor fueron sentenciadas a 60 años de prisión.

Golpeó hasta la muerte a sus hijastros

En septiembre de 2010, la Fiscalía General anunció la captura del boxeador John Edison Zapata Gutiérrez por los hechos que habían rodeado el homicidio de sus dos hijastros, de dos y tres años de prisión, en una vivienda del barrio El Guavio, en el oriente de la capital de la República.

Lea además:  Imputan a mecanógrafa del Senado por corrupción con contratos de Cátedras para La Paz

Tras un partido de fútbol en el barrio, Zapata y la madre fueron a un establecimiento para celebrar el triunfo del equipo. Tras llegar a la casa sostuvieron una fuerte discusión, la cual fue alertada por los vecinos.

Horas después, la mujer encargada de cuidar a los niños los encontró sin signos vitales sobre una cama. El dictamen de Medicina Legal determinó que los menores fallecieron tras sufrir traumas en el hígado, páncreas y pulmones. El informe señalaba que habían sufrido golpes que afectaron gravemente sus órganos vitales.

El boxeador reconoció en la audiencia de imputación de cargos el delito de homicidio agravado. Fue sentenciado a 60 años de prisión.

Pescadero

Casi un año después, otro caso revivió el debate de la cadena perpetua: Johana Macías, una profesora oriunda de Piedecuesta (Santander), asesinó a su bebé recién nacido y arrojó el cuerpo en la vía de Pescadero, que comunica a San Gil con Bucaramanga.

La docente había denunciado en un principio el secuestro de su hijo en el municipio santandereano, sin embargo, tras las pruebas recolectadas y las contradicciones en su relato terminó aceptando el crimen. ¿El motivo? No quería tener más hijos puesto que no contaba con los recursos para mantenerlos.

En diciembre de 2011, el juzgado quinto de conocimiento de Bucaramanga la condenó a 37 años y seis meses de prisión por su responsabilidad en el delito de homicidio agravado. La sentencia fue confirmada por el Tribunal Superior de Santander y la Corte Suprema de Justicia.

Maltrato infantil

Con el pasar de los años, los casos de crímenes de menores de edad seguían apareciendo en las noticias. La mayoría de estos era cometido por una persona cercana a la familia que con la mayor sevicia le ponía punto final a una vida que acababa de comenzar. Pareciera que siempre querían justificar su comportamiento delictivo.

El Instituto de Medicina Legal registraba un aumento considerable en los casos de maltrato infantil, siendo los recién nacidos las principales víctimas de actos generados por sus familiares.

En enero de 2013, la Sala Penal del Tribunal Superior de Manizales revocó el fallo de primera instancia y condenó a 37 años de prisión a Danny Fernando Giraldo Londoño y María Victoria Martínez Espejo por el homicidio de su bebé recién nacido en 2009 en la capital de Caldas.

En otras noticias judiciales: Corte Constitucional pide a universidades no abusar de recursos judiciales

La pareja fue hallada responsable de haber asesinado el menor y escondido su cuerpo en un balde. Las pruebas señalaban que el recién nacido presentaba señales de maltrato, heridas de arma blanca, signos de asfixia y un brazo desprendido.

Asesinó a su nieto

Fabio de Jesús Ossa Yepes fue sentenciado a 34 años y cuatro meses de prisión en abril de 2018 tras asesinar a su propio nieto de 16 meses de nacido. Los hechos se presentaron el 31 de julio de 2017 en la ciudad de Medellín.

El menor presentaba heridas en la cabeza, brazos y lengua. Igualmente tenía una pijama amarrada al cuello. La investigación determinó que el hombre de 60 años había golpeado en repetidas oportunidades al bebé por llorar.

Tras asesinarlo, el abuelo arrojó el cuerpo sin vida al lavaplatos de la cocina. El hombre fue capturado cuando intentaba escapar de la unidad residencial en la que vivía tras la denuncia presentada por uno de sus familiares.

Recién nacido

Angie Lisvey Rodríguez Mendoza fue sentenciada a 25 años de prisión por el crimen de su propio hijo recién nacido en Ibagué. La mujer fue señalada de asfixiar a su hijo pocas horas después del parto.

La mujer ocultó el cuerpo en un lavadero con el fin de ocultarlo de sus familiares que no sabían que ella estaba en embarazo. Los familiares, tras encontrar el cadáver, le dieron el aviso a las autoridades.

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido