Cargando contenido

También fueron ocupados 14 bienes del exalcalde de Tarazá, Jorge Eliécer Pérez, valorados en 2.500 millones de pesos.

Las autoridades se incautaron 19 armas de fuego, entre fusiles y pistolas.
Las autoridades se incautaron 19 armas de fuego, entre fusiles y pistolas.
Cortesía: Fiscalía.

En un gigantesco operativo para recuperar la seguridad en el Bajo Cauca antioqueño y el Sur de Córdoba, fueron capturados 111 presuntos  integrantes del Clan del Golfo, Los Caparrapos, el ELN y Grupo Armado Organizado Residual de las Farc, quienes estarían implicados en homicidios, secuestros, narcotráfico, desplazamientos forzados, minería ilegal, extorsiones y reclutamiento de menores.

En Medellín, el Fiscal general de la Nación, Néstor Humberto Martínez Neira, explicó que entre los detenidos se destaca, Nicolás Gabriel Pantoja López, alias de Caremalo, principal cabecilla de los Caparrapos en Tarazá, por cuya captura las autoridades ofrecían 500 millones de pesos.

Así como el segundo al mando de la organización, quien se encuentra en cuidados intensivos porque resultó herido en la mega operación, en la cual participaron 5 mil hombres de la Policía, el Ejército, La Armada, La Fuerza Área y el CTI de la Fiscalía.

Las finanzas de estas organizaciones ilegales, también fueron golpeadas con la ocupación con fines de extinción de dominio de 14 bienes pertenecientes al exalcalde de Tarazá, Jorge Eliécer Pérez Pérez, avaluadas en 2 mil 500 millones de pesos. El exmandatario está condenado a 18 años de prisión por corrupción.

Lea también: Violencia causa crisis humanitaria en Bajo Cauca y sur de Córdoba

En la intervención se logró el decomiso 11 dragas, 10 retroexcavadoras y 52 minas ilegales; la destrucción de 22 laboratorios para el procesamiento de cocaína y la incautación de 19 armas de fuego, entre fusiles y pistolas, confirmó el Fiscal Martínez Neira.

Por su parte, el gobernador de Antioquia, Luis Pérez Gutiérrez, dijo que en los próximos días darán a conocer las identidades de los cinco principales cabecillas de los grupos armados ilegales del Bajo Cauca y las millonarias recompensas para su captura, con el fin de recuperar este territorio de donde se han desplazado   mil 500 personas hacia Medellín.

Las autoridades continuarán la segunda fase de la Operación Fortaleza a por lo menos 300 integrantes de las organizaciones al margen de la ley que hacen presencia en el Bajo Cauca y el Sur de Córdoba, dos de las subregiones más afectadas por el conflicto, luego de la firma del acuerdo de paz entre el Gobierno y las Farc.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido