Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Contraloria Policía
La respuesta del Director General se dio por medio de un comunicado.
Archivo RCN Radio

La Policía Nacional, a través del Gaula, desarticuló cuatro organizaciones criminales relacionadas con la extorsión y el secuestro en diferentes regiones del país.

El director de la Policía Nacional, general Óscar Atehortúa, destacó que en menos de dos meses, "más de 400 personas han sido puestas a disposición de la justicia en cumplimiento de la ofensiva contra estos dos delitos en el país".

Lea además: Robledo denunciará a Duque en la Comisión de Acusación por caso de tropas de EE.UU.

Según se pudo conocer, el operativo se dio en coordinación con la Fiscalía General de la Nación y fue conocido como la operación 'Hércules’ contra el secuestro y la extorsión.

En cuanto a los resultados del operativo, el alto oficial destacó que este trabajo "permitió la captura de 219 personas en tres ciudades capitales y 20 departamentos del país".

El general Atehortúa indicó que este trabajo se realizó en varias ciudades del país, "uno de los escenarios más importantes de esta ofensiva fue Bogotá, gracias a la desarticulación de cuatro organizaciones criminales que delinquían en varias localidades", indicó.

En otros detalles, RCN Radio conoció que hace algunos meses comenzó a identificarse una nueva modalidad de extorsión y estafa, denominada 'falsa encomienda internacional', en la que personas resultaban asaltadas en su buena fe.

"Los criminales identificaban a víctimas que mostraban en redes sociales, sin restricción alguna, evidencias de tener familiares o amigos en el exterior, a los cuales suplantaban de manera hábil, a través de las mismas redes o por mensajería instantánea", destacó el general Atehortúa.

Le puede interesar: Decreto del piso mínimo de protección social no es una reforma laboral: Mintrabajo

En el mismo procedimiento se conoció que posteriormente los falsos allegados pedían el favor de recibir una supuesta mercancía en el país.

"Los delincuentes contactaban luego a los ciudadanos engañados y, haciéndose pasar como empleados de empresas de envíos internacionales y autoridades aduaneras, les pedían dinero para supuestamente legalizar las encomiendas, que incluían elementos como divisas no reportadas, todo a cambio de evitar problemas judiciales", explicó Atehortúa.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.