El ente acusador advirtió que Mauricio Parra habría cometido los delitos porte ilegal de armas de fuego, y homicidio agravado.

Nuevamente Mauricio Parra Rodríguez, socio del fallecido Alonso Orjuela, dueño de Surtifruver de la Sabana, se encuentra en audiencia de imputación de cargos por homicidi,  pero en un caso relacionado con la muerte de un abogado en Pitalito Huila.

Según indicó Parra Rodríguez, "Fernando Bahanmón me estaba extorsionando y la Fiscalía lo ha protegido, lo tiene como el testigo estrella, pero yo lo denuncio por extorsión por que él va a mi oficina y me pide dinero para no vincularme con casos de homicidio y lavado de activos, y éste es uno de esos casos". 

El ente acusador advirtió que Mauricio Parra habría cometido los delitos porte ilegal de armas de fuego, y homicidio agravado, tras indicar que tiene una presunta responsabilidad en el crimen del abogado Luis Gerardo Ochoa Sánchez, quien se encontraba en un caso de supuesta estafa en la cual supuestamente estaba relacionado Parra.

El crimen del abogado ocurrió el seis de abril de 2017 en el municipio de Pitalito Huila, todo comenzó por la construcción de 1.050 casas para las personas más necesitadas del municipio. 

Sin embargo, la discordia comenzó cuando se anunció por parte del Senador David Name una condecoración para Mauricio Parra Rodríguez por parte del Congreso de la República, por su labor en favor las personas sin recursos en el país.

En ese sentido, el abogado Ochoa, denunció que Mauricio Parra Rodríguez había estado detenido por el delito de narcotráfico, y que una persona con antecedentes penales no debía ser condecorada por el Congreso de la República, y añadió que se estaba engañando a los compradores de las casas que vendía Mauricio Parra en Pitalito Huila.

Según indicó la Fiscalía, Mauricio Parra sintió que se le estaba torpedeando su proyecto de vivienda por parte del abogado, añadiendo que ordenó sacarlo del camino por que además denunciaba las presuntas irregularidades de Parra Rodríguez en el caso.

El ente acusador indaga si por las denuncias del abogado, Parra habría pagado 50 millones de pesos por el homicidio del abogado Gerardo Ochoa, y para cuyo asesinato fueron contratados tres sicarios, de los cuales ya dos fueron capturados y judicializados por el homicidio.

El próximo 20 de febrero, un juez de Bogotá definirá si impone medida de aseguramiento contra Mauricio Parra por el crimen de Ocho Sánchez, además que el procesado afronta una investigación por el crimen de Alonso Orjuela, dueño de Surtifruver y quien fue baleado en el norte de Bogotá en octubre de 2016.

Fuente

Encuentre más contenidos

Fin del contenido