Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Sara Sofía Galván
Policía Nacional

La Fiscalía General tiene dos versiones encontradas sobre el paradero de la niña Sara Sofía, cuyo paradero es desconocido desde el pasado 15 de enero. Debido a que las declaraciones de Carolina Galván, madre de la menor, fueron incoherentes y contradictorias, el ente investigador buscó a personas cercanas a la mujer. 

Lea además: Caso de Sara Sofía: Así capturaron a la mamá Carolina Galván y su pareja

Sin embargo, los testimonios recolectados no dan claridad sobre lo que pudo haber ocurrido con la menor. Una vendedora de dulces, que tiene una relación de amistad con Carolina Galván, le señaló a las autoridades que ella le había confesado que la niña había muerto y que ella junto a su pareja sentimental la habían arrojado a un río. 

“Cuando fueron a despertar y la niña estaba fría tiesa y a ellos les había dado mucho miedo y buscaron una bolsa negra y la lanzaron al caño, entre los dos la habían llamado una bolsa negra y la lanzaron al caño entre los dos (sic)”, reveló la fiscal del  caso en medio de la audiencia de imputación de cargos que se celebró el pasado jueves.

Lea también: Carolina Galván y su pareja Nilson Díaz, a la cárcel por la desaparición de Sara Sofía

La vendedora de dulces recordó que la madre de la menor le había comentado sobre un episodio en el que la niña había sufrido un golpe por lo que tenía una pierna y un ojo morado.  Este testimonio, para los investigadores, confirma que la mujer golpeaba constantemente a la menor y le daba malos tratos. 

La testigo contó que nunca vio ningún gesto de dolor o remordimiento por parte de Carolina. Recordó que nunca lloró por lo que le había sucedido a su hija y lo único que le interesaba era salvarse del actuar de las autoridades y proteger a su pareja sentimental, Nilson Díaz.

En otras noticias judiciales: HRW califica como una "chambonada" el archivo del proceso disciplinario contra el general Nicacio

“Porque ella le había dado miedo porque la podía poner presa con la irresponsabilidad de la niña. Decidió envolver y la fuimos a tirar al caño y después se retractó". Aseguró que Carolina le señaló que el dinero que ella se ganaba en el prostíbulo era "para que Nilson no dijera nada".

Sin embargo, los investigadores también recolectaron la declaración de una trabajadora sexual quien aseguró que pese a que en un momento Carolina le indicó que ella había matado a la menor pero poco tiempo después cambió su versión e indicó que la había regalado. 

"Me dijo que regaló la niña en Patio Bonito, por detrás de la Biblioteca El Tintal se la entregó a una de las personas en un carro rojo”, manifestó la trabajadora sexual.

Las investigadores buscan establecer la veracidad de esta versión e identificar a las personas que habrían recibido a la niña de dos años. 

Lea también: Inician operativos en Bogotá para dar con el paradero de la pequeña Sara Sofía

Desde el pasado miércoles, las autoridades adelantan un complejo operativo en el río Tunjuelito, teniendo en cuenta la declaración de la madre de la menor, pero hasta el momento no han encontrado ningún rastro.

En la noche de este viernes se adelantará un allanamiento a la vivienda que compartía Sara Sofía junto a su madre y su padrastro, esto con el fin de recolectar más evidencia para establecer el paradero de la menor. 

La Fiscalía General le imputó a Carolina Gaitán y a Nilson Gómez el delito de desaparición forzada. Un juez de control de garantía ordenó enviarlos a la cárcel al considerar que representan un peligro para la sociedad y pueden fugarse. 

 

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.