Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

MAGISTRADOS DEL CONSEJO DE ESTADO
MAGISTRADOS DEL CONSEJO DE ESTADO
Inaldo Perez

El Consejo de Estado condenó a la nación representada en el Ministerio de Defensa y la Policía Nacional, a pagar una indemnización de 977 millones de pesos a la familia de una persona que murió en medio del atentado que se registró contra del expresidente Álvaro Uribe en el año 2002.

Cabe mencionar que estos hechos se registraron el 14 de abril de 2002 en Barranquilla, cuando el expresidente adelantaba un acto de campaña electoral a la Presidencia de la República.

Lea además: Fiscalía realizó extinción de dominio a bienes de disidencias de las Farc avaluados en más de $24 mil millones

Para ganar la demanda de reparación, la familia de la persona fallecida le dijo a ese tribunal que las autoridades no tomaron las medidas de seguridad para garantizar la vida del aspirante a la Presidencia, al igual que de las personas que se encontraban en la reunión.

Por esa razón, el Consejo de Estado determinó que el atentado era un hecho que pudo evitarse, toda vez que Uribe había sido objeto de amenazas y otros atentados contra su vida en hechos pasados.

“Existía información conocida por la Policía que indicaba el peligro que existía sobre posibles atentados, contra el entonces candidato”, sostuvo ese tribunal.

Lea también: Disidencias de las Farc asumen responsabilidad del atentado contra Duque en Norte de Santander

En la investigación también se constató que la coordinación de seguridad para el evento fue tardía y que las autoridades no conocían previamente la ruta que iba a tomar la caravana del entonces candidato presidencial. Sin embargo, las organizaciones ilegales encargadas del atentado sí la conocían.

“Tampoco se pudo asegurar que la actividad se adelantara en los sitios que representaran el menor riesgo y se terminó tomando la ruta que originaba el mayor peligro”, dijo ese tribunal.

La sentencia también señala que el Consejo de Estado estableció que “se tenía información sobre el riesgo que existía alrededor de la ocurrencia de actividades terroristas (…) la Policía ha debido estudiar si se podía llevar a cabo esta actividad proselitista, sin poner en riesgo la vida de personas y en caso de concluir que era posible adelantarla sin generar este riesgo”.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.