Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Cárcel La Modelo
Captura de pantalla

El juez 35 Penal Municipal con Función de Control de Garantías de Bogotá, envió a la cárcel al dragoneante del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario, Julián Piñeros, investigado por el delito de tortura agravada por los hechos que se registraron en el motín que se registró en la cárcel La Modelo de Bogotá entre el 21 y 22 de marzo de 2020. 

También impuso detención domiciliaria contra Víctor Cervera Piratova y Yeferson Huesos, también investigados por las agresiones que se habrían registrado contra personas privadas de la libertad.

En contexto: Detienen a tres funcionarios del Inpec por motín en La Modelo

El juez señaló que la privación de la libertad en el caso de los investigados es urgente, necesaria y razonable teniendo en cuenta que "los detenidos ostentan la condición de miembros del cuerpo de vigilancia y custodia del Inpec de la cárcel La Modelo, donde se encuentran recluidos víctimas y testigos de corroboración que podrían ser objetos de maniobras para evitar que testifiquen y se hace imperioso imponer esta medida para garantizar la seguridad de los mismos". 

En su determinación señaló que la Fiscalía General logró evidenciar que existen indicios que los dragoneantes del Inpec incurrieron en las conductas por las que están siendo investigados y representan un peligro para las víctimas internos agredidos, familiares de los reclusos y que podrían obstruir la justicia, teniendo en cuenta que representan una autoridad en el establecimiento de reclusión.  

"Se debe privilegiar la dignidad humana, la vida y la integridad de ciudadanos que se encuentran bajo especial protección del Estado, la seguridad de la sociedad de acuerdo a la Constitución", dijo. 

Lea también: Inpec usó armas con intención de matar: HRW sobre muerte de reclusos en cárcel Modelo

El juez además ordenó que específicamente en el caso del dragoneante Julián Piñeros, sea el director del Inpec, general Mariano Botero Coy, quien defina el establecimiento de reclusión en el que deberá permanecer privado de la libertad de manera preventiva mientras avanza la investigación. 

De acuerdo con la Fiscalía General los tres dragoneantes del Inpec habrían golpeado, amenazado y lesionado con arma cortopunzante a varios internos en las instalaciones de la cárcel La Modelo y en el hospital La Samaritana de Bogotá. 

Las pruebas recolectadas indican que se presentaron golpes, lesiones con un cuchillo, además se les obligó a los internos a desnudarse como "castigo" por haber participado de las protestas por las medidas que se tomaron para restringir las visitas.  

El delegado de la Fiscalía argumentó además que "hubo excesos en el uso de la fuerza y posibles actos de tortura" en los días en los que murieron violentamente 24 personas mientras que 107 personas resultaron heridas. Debido a esto señaló que se presentaron "lesiones personales, víctimas de tortura y algunos en los que se tipifica la tentativa de homicidio". 

Le puede interesar: En fotos: Así quedó la cárcel Modelo tras intento de fuga de más de 4 mil presos

Detalló que al dragoneante Julián Piñeros se le investiga por los actos de tortura que habría cometido contra dos reclusos que denunciaron ante las autoridades que sus derechos fueron violentados. 

El hecho se registró en una zona conocida dentro de la cárcel La Modelo como 'el túnel de los abogados' contra el recluso identificado como Harold Yahir Junco, quien aparentemente habría sido víctima de golpes, lesiones y de fue obligado a desnudarse. 

"El dragoneante del Inpec Julián Piñeros infringió a la víctima privada de la libertad Harold Yahir Junco golpes y lesiones con arma cortopunzante mientras este se encontraba desnudo y esposado en el sector conocido como 'el túnel de abogados' de la cárcel, adonde había sido llevado por la guardia del Inpec, tras haber sido hallado escondido en los talleres del ala norte del establecimiento carcelario, esto con la finalidad de castigarlo por su supuesta participación en el motín desatado esa noche y las posteriores quejas de este debido a sus condiciones de aprehensión, ya que estaba cansón sic según palabras de la víctima porque tenía frío y estaba incómodo, por la posición en la que estaba esposado", detalló el fiscal.

En el momento en el que fueron hallados varios reclusos en las instalaciones de los talleres de la cárcel, ya se había retomado el control en esa zona del centro de reclusión. 

"Los internos esposados estaban totalmente sometidos en esas condiciones no podían agredir o reaccionar contra los guardianes, por lo que la desnudez forzada, los golpes y las agresiones con arma cortopunzante, no pueden ser considerados como una sanción lícita". 

Precisó además que Piñeros sabía que sus conductas representan un uso desproporcionado de la fuerza y que desborda sus funciones. 

En otras noticias judiciales: Preso fallece en medio de una riña en la cárcel La Picota de Bogotá, dice Inpec

El segundo hecho ocurrió el 27 de marzo en la zona de las celdas primarias o también conocidas como lugares de aislamiento en los que presuntamente fue atacado el interno Cesar Arturo Martínez Delgado. 

"Golpes en el rostro propinándole una chaquetada y lesiones provocadas con armas cortopunzantes, un cuchillo 'carnicero' de cacha blanca con el que le cortó el dedo índice de la mano izquierda. Luego le retó a pelear y como la víctima no quiso hacerlo en el mismo lugar la emprendió en su contra a puños y patadas mientras que la víctima se encontraba convaleciente tras haber recibido un disparo en la pierna izquierda la noche del 21 de marzo de 2020, herida que hasta entonces no había recibido un tratamiento médico adecuado", narró.

Explicó que Piñeros supuestamente buscaba castigarlo porque Cesar Arturo Martínez Delgado se negó a hacer el aseo general del sector de las celdas primarias. 

Víctor Cervera Piratova y Yeferson Huesos

El fiscal describió que estos dragonenantes son investigados por la presunta tortura que ejercieron contra los internos Samir Porras y Cesar Arturo Martínez Delgado en medio de los traslados a centros médicos el 26 de marzo de 2020, los cuales se registraron entre las celdas primarias y en el área de urgencias y en el parqueadero del hospital La Samaritana de Bogotá. 

Manifestó que Porras había recibido dos impactos de arma de fuego en su pierna derecha, mientras que Martínez Delgado presentaba una lesión causada con un fúsil en la pierna izquierda. 

Según argumentó al parecer los guardianes del Inpec "golpearon, atacaron e incluso utilizaron gas pimienta, mojándolos con aguas de lavaza y haciéndolos dormir con la ropa mojada". 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.