Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Diego Felipe Becerra Lizarazo, grafitti
Mural pintado en honor a Tripido como era conocido Diego Felipe Becerra Lizarazo.
Foto tomada del Facebook: Diego Felipe Becerra Lizarazo.

Luego de nueve años del asesinato de Diego Felipe Becerra, de 17 años, el dolor entre sus familiares y amigos persiste, puesto que el crimen permanece en la impunidad y en medio del confinamiento derivado del coronavirus, todo parece ir más lento, señalaron los allegados a la víctima.

En contexto: "La impunidad se ensañó con el caso de Diego Felipe Becerra", familiares del joven grafitero

El joven, que era conocido como un artista del grafiti, murió luego de recibir un disparo por la espalda que provino del arma de dotación del patrullero de la Policía Metropolitana de Bogotá Wilmer Antonio Alarcón,  quien fue condenado a 37 años y seis meses de prisión y permanece prófugo de la justicia. 

Gustavo Trejos, papa de Diego Felipe Becerra asesinado el 19 de agosto de 2011 en Bogotá
Gustavo Trejos, papa de Diego Felipe Becerra asesinado el 19 de agosto de 2011 en Bogotá
Foto: Jenny Rocio Angarita Galindo (RCN Radio)

Los hechos ocurrieron cuando Diego Felipe estaban pintando grafitis en compañía de dos amigos en el noroccidente de Bogotá y fueron detectados por el uniformado de la Policía.

En su momento, altos mandos de la Policía Metropolitana decía que la víctima supuestamente habría participado en un hurto de un vehículo de transporte público, situación que aumentó el dolor que enfrentaban sus familiares tras su muerte y conocer posteriormente la verdad.

Diego Felipe únicamente tenía en su morral pinturas y aerosoles y así lo demostró el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, que además concluyó que nunca había portado un arma de fuego.

Lea además: Niegan a testigos clave en caso de Diego Felipe Becerra

Ese argumento sirvió para demostrar no solamente que la víctima no participó en el supuesto hurto del que estaba siendo acusado, sino que además se había plantado un arma de fuego en la escena del crimen.

RCN Radio dialogó con Gustavo Trejos, padre de Diego Felipe, quien aseguró que la vida como la conocía cambió el 19 de agosto de 2011, cuando su hijo falleció.

También señaló que la tragedia se incrementó al escuchar a los altos mandos de la Policía Nacional afirmar que la víctima estaba relacionada con un hurto cuando ni siquiera había utilizado un arma de fuego en su vida.

“Es difícil recordar esta fecha. Con mi esposa siempre recordamos a Diego en sus momentos más felices porque siempre tenía una sonrisa para solucionar todo; tenemos mucha fortaleza y seguimos luchando en el proceso judicial y disciplinario para lograr que todos los altos mandos de la Policía Metropolitana de Bogotá que están involucrados en el crimen sean condenados”, dijo el padre de la víctima.

“Han sido nueve años muy difíciles para nosotros en especial porque llevamos tres años desde que el patrullero Wilmer Alarcón que le disparó a Diego Felipe y le quitó la vida sigue prófugo de la justicia; desgraciadamente no recibimos ayuda ni por parte de la policía ni de otras instituciones para buscarlo (…) Para nosotros es muy triste que los jueces de la República se hayan prestado para dejarlo libre”.

El papá de Diego Felipe aseguró también en RCN Radio que la emergencia provocada por el coronavirus también ha retrasado la realización de las audiencias.

“Con el COVID -19, ha sido más complicado el tema de las audiencias. Se hicieron algunas virtuales y la tecnología que utiliza el sistema judicial no es la mejor. Desgraciadamente no se han podido hacer las audiencias como corresponde”, dijo Trejos. 

Más aquí:Patrullero Wilmer Alarcón, condenado a 37 años de cárcel por homicidio de Diego Felipe Becerra

El padre de Diego Becerra afirmó que siguen a la espera de que se logre la condena de los altos mandos de la Policía Metropolitana que participaron del montaje del arma de fuego en la escena del crimen y que acusaron a su hijo de haber participado en el hurto de un vehículo de transporte público.

“La Policía Nacional, a través sus directores, nunca ha tenido la gallardía de aceptar lo que hicieron, de cómo Diego fue asesinado de una manera infame por la espalda, y adicional a eso toda la cúpula de la Policía Metropolitana de Bogotá (2011) que está involucrada jamás fueron capaces de pedir disculpas”, dijo el padre del grafitero asesinado. 

Dijo además que no hubo reparación administrativa, porque no se publicaron en la página web de la Policía unas disculpas públicas ni se adjuntó la sentencia condenatoria por el crimen.

Amigos y familiares se reunirán en una eucaristía virtual para recordar la vida de Diego Felipe Becerra. 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.