Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Odebrecht
AFP

La representante de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) no entiende cómo es que la Fiscalía General acusa en octubre y en noviembre pide el archivo del caso. Esta inquietud se puso de presente durante la audiencia en la que se resuelve la petición del ente investigador de precluir el proceso que se adelanta contra los empresarios Gilberto Hernán Saldarriaga y Gilberto Ramírez Varela por el caso Odebrecht.

La abogada de la ANI cuestionó el hecho que en el escrito de acusación se manifestara que se tenían todas las pruebas para vincularlos con un caso de lavado de activos para la entrega de la Ruta del Sol III y después se diga que fueron engañados por el empresario Roberto Prieto que utilizó sus cuentas bancarias para hacer el movimiento de los sobornos envidos por Odebrecht sin que ellos lo supieran.

Lea además: Odebrecht: Fiscalía pide archivar proceso contra dos empresarios

“Que nos pongamos serios, no puede ser que se impute un día y al otro se precluya”, precisó la representante de la ANI –que es una de las víctimas reconocidas dentro del proceso- argumentando que efectivamente los dos empresarios sí tenían conocimiento en estos hechos contrarios a la ley.

La petición de archivo de la Fiscalía fue considera como “sospechosa” por parte de la abogada al indicar que de un momento a otro se cambió el enfoque de la acusación y se excluyeron varios elementos materiales de prueba. En este punto citó que en el caso de Gilberto Hernán Saldarriaga ya existe un antecedente judicial pues fue condenado a ocho meses de prisión en 2018 por lavado de activos por lo que no puede decirse ahora que fue asaltado en su buena fe.

Lea también: Casa por cárcel al empresario Enrique Vives Caballero

En este proceso, Saldarriaga fue sentenciado por utilizar su empresa Megaland S.A. para direccionar el pago de 650 millones de pesos que tenía como destino final a Roberto Prieto, quien habría actuado como relacionista de Odebrecht para que se les adjudicaran contratos, todo esto a cambio de una comisión.

“El objeto de ese contrato simulado ficticio, que nunca se ejecutó y que además obra en el expediente, eran unos estudios de topografía que desviaban abiertamente el objeto contractual”, precisó la abogada quien se opuso categóricamente a la preclusión del proceso.

En el escrito de acusación presentado por la Fiscalía General se advierte que los empresarios Gilberto Hernán Saldarriaga y Gilberto Ramírez Varela recibieron de Eduardo Zambrano –ya condenado por estos hechos- un cheque por $750 millones y $280 millones, respectivamente. Este dinero fue enviado poco tiempo después a Roberto Prieto.

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.