Cargando contenido

El ente investigador fijó en el nuevo documento la entrega de un bien inmueble para la reparación.

OTTO BULA
El exsenador Otto Bula está a la espera que se avale el preacuerdo que firmó con la Fiscalía.
Colprensa

El pasado seis de agosto, la Fiscalía General solicitó ante el juzgado 46 de garantías el retiro de la audiencia sobre el levantamiento de la suspensión del poder dispositivo de un bien presentado por el exsenador Otto Nicolás Bula Bula dentro del proceso que se le adelanta por su responsabilidad en el escándalo de Odebrecht.

Dicho bien, según se pudo establecer, se convirtió en un verdadero “dolor de cabeza” en el primer preacuerdo que se firmó con la Fiscalía General puesto que la Sociedad de Activos Especiales (SAE) había reclamado el manejo de la finca ubicada en Montería (Córdoba) y cuyo valor comercial es de tres mil millones de pesos.

Lea además: Odebrecht: Un inmueble de tres mil millones de pesos tiene en vilo el preacuerdo de Otto Bula

La SAE ordenó entregarle la administración de este bien inmueble a un tercero, situación que generó un gran debate jurídico, hecho por el cual la Fiscalía General solicitó la compulsa de copias para que se investigaran a los funcionarios que habían entregado el mencionado bien.

Bula, quien se encuentra privado de la libertad desde enero de 2017, ha manifestado su deseo de colaborar con las autoridades judiciales en las investigaciones y procesos penales/disciplinarios que se adelantan por este hecho de corrupción.

En el nuevo documento se fija una salida para la entrega de este millonario bien para que pase al fondo de reparación de las víctimas reconocidas en este proceso penal.

Lea también: Fiscalía solicita investigar a SAE por entregar millonaria finca de Otto Bula

El exsenador liberal firmó un preacuerdo en el que se reconoce su participación en los delitos de tráfico de influencias y cohecho (sobornos) a cambio de una pena de cinco años y seis meses de prisión. En la negociación se fijó una condena de cinco años y seis meses de cárcel.

El excongresista habría sido pieza fundamental en el movimiento de 4.6 millones de dólares que envió Odebrecht en 2011 para resultar beneficiado con la adición de la obra Ocaña-Gamarra –en Norte de Santander- dentro del proyecto de la Ruta del Sol II que ya habían recibido en 2009.  

El objetivo era sobornar a funcionarios públicos y dirigentes políticos con el fin que se entregara este contrato de manera directa sin la necesidad de una licitación pública.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido