Cargando contenido

El exviceministro de Transporte se encuentra en su residencia de Cartagena.

Gabriel García Morales
Gabriel García Morales
Colprensa

El Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec) le confirmó a RCN Radio que desde el mes de marzo, el exviceministro de Transporte, Gabriel García Morales, quien fue el primer detenido por el caso Odebrecht en Colombia, fue beneficiado con casa por cárcel.

Lea además: Presidente nombra a gobernador encargado para el departamento del Cesar

El exfuncionario, quien permanecía recluido en la cárcel de Corozal (Sucre), fue trasladado por orden de un juez de ejecución de penas a su residencia ubicada en la ciudad de Cartagena (Bolívar).

Desde allí deberá cumplir la condena de cinco años y dos meses de prisión que le impuso un juez tras firmar un preacuerdo con la Fiscalía General.

García, quien se desempeñó viceministro de Transporte en el segundo mandato de Álvaro Uribe, fue el primer capturado por el escándalo de Odebrecht en enero de 2017. 

Fue condenado tras de admitir que recibió un soborno de 6,5 millones de dólares por parte de la multinacional brasilera para favorecerla en la adjudicación del segundo tramo de la Ruta del Sol.

Tras ser condenado, el exfuncionario inició labores en la granja del centro de reclusión, destinada para presos aforados constitucionales como congresistas y trabajadores del Gobierno.

Con esto esperaba reducir su estancia en prisión sembrando lechuga, tomate, fresas, cebolla y otros, así como la cría de conejos, productos que sirven para la manutención de los reclusos y sus familiares.

De esta forma, a mediados del 2019 la defensa de García presentó todos los documentos con los que se buscaba su pronta libertad condicional, la cual esperaban que se diera a principios de 2020, fecha en que se cumplen las tres quintas partes de la condena.

Le puede interesar: Decreto de confinamiento por obesidad es discriminatorio: Gorditos de corazón

En su momento, el el abogado argumentó el buen comportamiento de su clientehaber colaborado con la justicia testificando contra otros involucrados en el proceso, así como la redención de la pena por su trabajo en la huerta, donde se le habría permitido incluso trabajar domingos y festivos.

A principios de 2020 fue trasladado de la cárcel La Picota al penal de Corozal (Sucre) junto con otros 21 sindicados por el Odebrecht permanecía recluido y dos meses después recibió el beneficio de casa por cárcel para continuar purgando su condena por haber participado de uno de los escándalos más grandes de corrupción.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido