Cargando contenido

En la diligencia judicial se presentó una polémica por el comportamiento del juez.

ORLANDO FAJARDO
El contratista Orlando Fajardo enfrenta un proceso por el caso Odebrecht.
ORLANDO FAJARDO

El juez 53 de control de garantías de Bogotá negó la solicitud que el abogado Francisco Bernate, apoderado del contratista Orlando Fajardo Castillo -involucrado en el escándalo de Odebrecht- que buscaba que se le otorgara la detención domiciliaria. 

El abogado defensor señaló que el contratista tiene diagnosticadas once enfermedades lo que le imposibilitan permanecer en un centro de reclusión.

Lea además: Se cayó la moción de censura al ministro Guillermo Botero

Durante su exposición, que duró cerca de 30 minutos, recopiló la historia médica de Fajardo Castillo, señalando que requiere atención médica de manera permanente.   

"El Instituto Nacional de Medicina Legal fija la siguiente conclusión, el usuario padece enfermedades cardíacas, pulmonares, metabólicas, osteoarticulares y digestivas de carácter crónico y se encuentra en condición de deterioro significativo", reseñó Bernate. 

Pese a que Fajardo Castillo estaba recluido en el hospital San Francisco de Asís, bajo la figura de detención hospitalaria, tuvo que ser trasladado a su casa, por un tema epidemiológico.

Lea también: Caricatura política: ¿Debe haber límites o hay exceso de susceptibilidad?

El empresario es procesado por su presunta participación en la adjudicación de contratos que habría recibido la multinacional Odebrecht, principalmente la obra Tunjuelo-Canoas que tenía como objetivo la descontaminación del Río Bogotá.

"No se accede a la solicitud, no estoy convencido de que está persona esté en condición de enfermedad" aseguró el juez, que impidió que la Fiscalía y la Procuraduría General se pronuciarán frente a la solicitud de la defensa.

"No se accede a la solicitud que usted impetra y perdóneme señor Fiscal y Ministerio Público pero en realidad, no estoy convencido que esta persona tenga una condición de enfermedad (...) Me parece curioso, que esté en su casa con once enfermedades, prácticamente al borde de la muerte y antes del 2017, no tenía nada; como si fuera la acción de la justicia la que lo enfermara", señaló.  

Agregó "no creo en lo absoluto que una persona después de cometer un delito se enferma, le da de todo".

El empresario enfrenta un juicio por su presunta responsabilidad en los delitos de interés indebido en la celebración de contratos, cohecho por dar u ofrecer y peculado por apropiación.

Fajardo Castillo “habría entregado por lo menos $1.000 millones a Samuel Moreno y algunos concejales para obtener la adjudicación de un contrato”.

Solicitud de nulidad

Ante la imposibilidad de referirse a la solicitud del apoderado de Fajardo Castillo, el fiscal del caso manifestó su molestia y aseguró que no existieron garantías durante la audiencia. 

"La Fiscalía considera que si debe proceder la declaración de nulidad, por cuánto no se resguardó el debido proceso, no se permitió que intervinieran todos los sujetos procesales y no se permitió conocer, estudiar o analizar los documentos para efectos de un pronunciamientos", afirmó. 

Por su parte, el representante de la Procuraduría también consideró como irregular la diligencia, por los comportamientos del juez (masticar chicle, recostarse sobre el estrado y por la manera en la que interrumpió al abogado Bernate durante su intervención).

En noticias judiciales: JEP aclara cuáles crímenes no son amnistiables ni indultables

"Desafortunadamente ya en varias ocasiones he tenido que presenciar esas situaciones (...) las audiencias sin garantías se vuelen unas audiencias de argumentos, aquí se están tomando decisiones, es decir aquí se están tomando decisiones no con fundamento en las evidencias sino en los argumentos", precisó el abogado.

Afirmó que el juez 53 de garantías tampoco corroboró los documentos entregados por la defensa: "usted no valoró la evidencia, solo valoró los argumentos que expuso la defensa, la decisión se debe fundar en la evidencia, no en los argumentos (...)".

Finalmente, afirmó que debía declararse nula la diligencia. "Independientemente de la decisión que el Ministerio Público hubiese podido tomar frente a la solicitud del defensor, argumentos como que le parece curioso que la persona se puede enfermar después de que inicia un proceso penal, me parece bastante apresurado,  más cuando repito, usted no revisó los documentos". 

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido