Cargando contenido

El proceso contra el exagente del DAS, Martín Sierra también será estudiado por esta jurisdicción especial.

ÁLVARO ASHTON
El senador liberal, Álvaro Ashton procesado por 'parapolítica'.
RCN Radio

La JEP aceptó para su estudio los expedientes que cursan en contra de Álvaro Ashton Giraldo y David Char Navas por sus presuntos nexos con grupos paramilitares. La Sección de Apelación del Tribunal determinó que los exlegisladores deben cumplir con el régimen de condicionabilidad. 

Char y Navas, quienes se encuentran privados de su libertad por orden de la Corte Suprema de Justicia, son procesados por su presunta participación en el delito de concierto para delinquir agravado dentro del escándalo de la "parapolítica".

"Al aplicar un análisis de baja intensidad, que es el que correspondía a los dos casos con fundamento en el momento procesal, la Sección concluyó que las conductas presuntamente cometidas por los señores Char Navas y Ashton Giraldo sí podrían entenderse cometidas por causa, con ocasión o en relación indirecta por el conflicto armado, debido a que contribuyeron al esfuerzo de guerra al favorecer intereses políticos, ideológicos y económicos en las AUC", precisa la decisión.

El exsenador Char es investigado por presuntamente haber firmado una alianza criminal con el Bloque Norte de las AUC con el fin de asegurar su elección en el Congreso. Por su "apoyo político" se comprometió a favorecer los intereses de dicho grupo armado ilegal en el Senado.

La Corte Suprema también lo investiga por el delito de fabricación, tráfico y porte de armas y municiones de uso privativo de las Fuerzas Militares. 

Mientras que el exsenador liberal, Álvaro Ashton es procesado por haberse visto beneficiado con una alianza con el Bloque Norte para que se apoyara su candidatura al Congreso. Igualmente, enfrenta otras investigaciones penales por su presunta participación en el 'cartel de la toga' y abuso sexual. 

La JEP también admitió el caso del exagente del DAS, Martín Sierra D'Alemán, quien fue condenado a 30 años de prisión por el secuestro, actos de tortura y asesinato de cinco desmovilizados del M-19 en hechos registrados el marzo de 1994.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido