Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Archivo del Laboratorio de Osteología de la Universidad de Antioquia.
Archivo del Laboratorio de Osteología de la Universidad de Antioquia.
Cortesía: Universidad de Antioquia.

Con una cámara de seguridad es custodiado el laboratorio de Osteología de la Universidad de Antioquia, donde hace un año la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) asumió la custodia de 142 restos encontrados en el Cementerio Universal de Medellín y que fueron entregados a la institución tras un convenio interadministrativo.

Cabe mencionar que funcionarios de ese tribunal especial son los únicos que pueden ingresar a la zona de lavado que está sellada.

Más información:  Juan Manuel Santos está dispuesto a hablar ante la JEP sobre los 'falsos positivos'

La fundadora del laboratorio, Timisay Monsalve, explicó que la JEP realiza tamizaje a los restos para evaluar posibles lesiones traumáticas o establecer modo y manera de muerte, mientras agregó que solo los funcionarios de la entidad son quienes conocen la técnica que utilizan y cuántos han sido retirados.

"La JEP estuvo evaluando y haciendo un tamizaje de los individuos que llevaría para Medicina Legal, cuántos son y en qué condiciones están. No tenemos claridad porque nosotros no tenemos actas frente a esa información", señaló.

La investigadora afirmó que el Cementerio Universal era el encargado de la información e identificación de los restos óseos.

"Si son cuerpos NN de personas desaparecidas, no tenemos ninguna información. Para nosotros es muy importante colaborar en ese proceso, pero en ese momento era el cementerio el que se encargaba de entregar la información de la identificación", dijo.

Lea además:  Con grafitis, el Clan del Golfo y el ELN marcan su disputa por el control en El Bagre, Antioquia

Según Timisay Monsalve, los restos eran estudiados por alumnos y docentes de la Universidad de Antioquia, sin intervenirlos.

"Los medíamos, sacábamos la información macromorfológica y al mismo tiempo, los estudiantes tenían un protocolo para el uso de los restos, no se maltrataban. Nunca se quebró un retos óseo en el laboratorio", puntualizó.

Los restos llegaron al laboratorio entre 2008 y 2015. Devolvieron 58 al cementerio porque no tenían documentación, pese a que ya estaban lavados y rotulados, lo que representó muchas semanas de trabajo para estudiantes y docentes.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.