Cargando contenido

Este miércoles llegó deportada desde Suiza.

Señora deportada
Fuentes oficiales

Ana Paula Echavarría es nacida en Venezuela pero desde muy pequeña fue llevada a Yumbo, Valle del Cauca, y ahora se encontraba como residente en Suiza donde fue vinculada en 2017 con el grupo extremista islámico Isis.

La joven tiene 23 años, se encuentra casada con Jakovljevic, un bosnio señalado de liderar una de las células terroristas del E.I.

Echavarría tiene dos hijos, uno de cuatro años y otro de siete meses de edad, quienes tras la deportación de la mujer quedaron en Suiza bajo el cuidado de la abuela materna. 

Ana Paula nació en Venezuela pero su progenitora María González, de nacionalidad colombiana, la llevó desde muy pequeña a Yumbo, Valle del Cauca, donde vivió hasta los seis años. 

Después de pasar buena parte de su infancia en la capital industrial del Valle del Cauca, su madre decidió emigrar a Europa llevándose a  Ana Paula y a su otro hijo Juan Camilo, con quienes se radicó definitivamente en Suiza. 

Primos de Ana Paula, quienes residen en el barrio Buenos Aires de Yumbo, son los familiares más cercanos de la joven deportada y con quienes se que cree se reuniría la sospechosa de pertenecer a Isis, tras su llegada a Colombia.


 

Fue capturada en Europa por autoridades suizas junto a su esposo, Jakovljevic, en noviembre de 2017. Ambos señalados de tener vínculos con el grupo terrorista Estado Islámico.

Tras las investigaciones de las autoridades en Europa, no fue posible comprobar la participación de Echeverría en esta célula terrorista, por lo que posteriormente fue dejada en libertad bajo la orden de expulsión de Suiza.

La mujer es considerada un peligro en Suiza pues, pese a que no se comprobó vínculo con Isis, existe una grabación en la que habla de descarrilar trenes, atacar una discoteca o envenenar infieles.

Aunque la mujer asegura nunca haber participado en los hechos atribuidos al Estado Islámico, una de estas células terroristas era  liderada por su esposo.

Del hombre las autoridades suizas aseguran que reclutaba jóvenes para ejecutar atentados en Francia y permanecía en contacto con terroristas en Siria.

Según la investigación, tras quedar en libertad la mujer salió de la terminal aérea y al parecer se quedaría en Bogotá para posteriormente viajar al Valle, donde vive su familia.

 

Encuentre más contenidos

Fin del contenido