Cargando contenido

En la lista también hay cinco coroneles y tres mayores.

Soldados del Ejército Nacional
Imagen de ilustración
Foto: Colprensa

RCN Radio conoció los nombres de los dos generales retirados del Ejército que fueron llamados a juicio por la Procuraduria por el escándalo de perfilamientos a mas 130 personas, entre periodistas y políticos.

Uno de ellos es el mayor general Luis Felipe Montoya Sánchez, quien asumió en diciembre del 2018 la jefatura del Estado Mayor de Operaciones. Oriundo de Villavicencio, también formó parte del Comando Estratégico de Transición (COET) y fue comandante de la segunda división y de la Fuerza de Tarea Vulcano.

En contexto: Procuraduría llamó a juicio a oficiales del Ejército por escándalo de 'perfilamientos'

El otro es el general Gonzalo García Luna, quien pidió su retiro voluntario de la institución en medio del escándalo de espionaje. El oficial, oriundo de Sesquilé (Cundinamarca), se desempeñaba como comandante del Departamento Conjunto de Inteligencia y Contrainteligencia.

Entre los llamados a juicio disciplinario por la Procuraduria también están cinco coroneles, tres mayores, un teniente y dos suboficiales.

Lea también:Las vacaciones no deben ser incluidas en la liquidación de la pensión: Consejo de Estado

Esos militares, según la Procuraduria, estaban adscritos a "la Jefatura del Estado Mayor Operaciones, el Comando de Apoyo Combate Inteligencia Militar, Comando Brigada #1 de Inteligencia Militar y los batallones de Ciberinteligencia, Inteligencia Militar Estratégico #4 y de Contrainteligencia de Seguridad de la Información", y son vinculados "por presunta recolección de información de carácter íntimo de ciudadanos nacionales y extranjeros”.

La Procuraduria ya había escuchado las declaraciones del comandante de las Fuerzas Militares, general Luis Fernando Navarro, y del comandante del Ejército, general Eduardo Zapateiro, quienes tuvieron que explicar el manejo que el Ejército ha dado a las labores de inteligencia y si están relacionadas los perfilamientos y seguimientos al parecer ilegales.

Le puede interesar: "La cuarentena ha puesto a prueba nuestras emociones más profundas": experta

La Procuraduria tuvo en cuenta las pruebas que se recolectaron en medio del allanamiento a las instalaciones a la sede ciberinteligencia, ubicada en Facatativá, hecha en diciembre de 2019.

“Informes técnicos científicos elaborados por la Dirección Nacional de Investigaciones Especiales de la Procuraduría -Dnie-, las declaraciones de los Comandantes de las Fuerzas Militares y del Ejército Nacional y la visita a la Inspección General del Comando General de las Fuerzas Militares”, dice un comunicado.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido