Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Guerrilla de las Farc
Archivo de Colprensa

La periodista Jineth Bedoya reveló ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH), en el marco del juicio que se adelanta contra el Estado por las amenazas, secuestro, abuso sexual y torturas de las que fue víctima a finales de mayo del año 2000, que una red de Policías estaba al servicio de las Farc para cometer secuestros.

En medio de la diligencia, aseguró que una organización armada e ilegal integrada por policías activos y retirados se encargaba de secuestran y vender a la guerrilla a las víctimas, entre los que se encontraban reconocidos empresarios y civiles.

La red era comandada por un general activo de la Policía para la época de los hechos, y la mayoría de los plagios ocurrieron en la ciudad de Bogotá e incluso a plena luz del día, a través de falsos retenes que instalaban en diferentes calles donde caían las víctimas.

Bedoya aseguró que en el periodo comprendido entre 1998 y 2001, cuando la guerrilla de las Farc tomó tanta fuerza, empezó a financiarse a través del secuestro.

Señaló que varias organizaciones estaban al servicio de la extinta guerrilla: "La más fuerte era integrada por policías activos y retirados que montaron una estructura criminal que secuestraba a empresarios y comerciantes porque tenían todos los medios, tenían los uniformes (…)”.

"Los secuestros se realizaban en plenas calles de Bogotá, acudiendo a retenes supuestamente legales de la Policía. A través de esta forma, secuestraron a muchísimos empresarios y luego estas personas que habían sido secuestradas se las vendían a la guerrilla de las Farc. Esa era la compra y venta de secuestrados; ellos negociaban a las personas como si fueran mercancía y se la llevaban a las filas de la guerrilla (…)".

La periodista reseñó también: "Muchas veces servían de intermediarios (red supuestamente integrada por Policía) para que los familiares pagaran los rescates de estas personas. En muchos de estos rescates que se pagaron lo único que recibieron los familiares fueron trozos de extremidades de sus familiares, de quienes han sido secuestrados por esta banda identificada como ‘Los Calvos’, que tenían además nexos para negociar armas con integrantes del Ejército y que lamentablemente tenían todo el poder y las herramientas para cometer este tipo de delitos".

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.