El exjefe de la Unidad Anticorrupción de la Fiscalía es requerido por una Corte de los Estados Unidos.

Luis Gustavo Moreno
Exfiscal Luis Gustavo Moreno.
Foto: Colprensa

El presidente Juan Manuel Santos confirmó la extradición del exjefe de la Unidad Anticorrupción de la Fiscalía General, Luis Gustavo Moreno, quien es requerido por una Corte del sur de La Florida (Estados Unidos) por delitos relacionados con el lavado de activos y actos de corrupción en Colombia.

El jefe de Estado negó el recurso de nulidad y revisión presentado por la defensa de Moreno, quien el pasado viernes fue condenado por la Corte Suprema de Justicia a 4 años y 10 meses de prisión por haberle exigido sobornos al exgobernador de Córdoba, Alejandro Lyons Muskus para desviar las investigaciones que se adelantaban en su contra por el 'cartel de la hemofilia' y el mal manejo de las regalías.

"La solicitud del defensor con la cual pretende que se adicione la Resolución Ejecutiva número 434 del 22 de diciembre de 2017, en el sentido de informar al Estado requirente que el señor Luis Gustavo Moreno Rivera será condenado en Colombia luego de aceptar cargos por un acto de corrupción es una pretensión que carece de sustento y que resulta ajena a la decisión de extradición", precisa el documento firmado por el jefe de Estado. 

 

 

En la decisión, el Gobierno argumenta que el exfiscal anticorrupción tendrá todas las garantías y el debido proceso como lo solicita en estos casos la Corte Suprema de Justicia. En cuatro meses Moreno Rivera sería enviado a los Estados Unidos y tendrá que volver al país a responder por los delitos cometidos a Colombia.

El exfiscal anticorrupción -quien se encuentra privado en una guarnición de militar-, estaría hasta el 21 de abril de 2018 en Colombia atendiendo todas las diligencias y, posteriormente, será extraditado hacia Estados Unidos. Cabe recordar que el procurador General, Fernando Carrillo le había enviado una carta al presidente Santos para que condicionara esta entrega a EE.UU. hasta que terminara su proceso de colaboración con las autoridades colombianas. 

El proceso contra Moreno

El 27 de junio de 2017, Moreno fue capturado por agentes del CTI en su oficina ubicada en el búnker de la Fiscalía General señalado de haberle solicitado una millonaria suma de dinero al exgobernador de Córdoba, Alejandro Lyons Muskus con el fin de desviar las investigaciones que se adelantaban en su contra por casos de corrupción durante su administración.

El entonces fiscal anticorrupción se habría reunido en un apartamento en el norte de Bogotá con Lyons y el abogado Leonardo Pinilla -capturado por estos hechos- para manifestarle al exmandatario departamental la necesidad de entregarle esa alta suma de dinero con el fin de afectar el proceso en curso que se adelantaba en su Unidad.

Al ver que Lyons no tenía la voluntad de pagar este soborno, Moreno empezó a citar ruedas de prensa para señalar públicamente al exgobernador de casos de corrupción y entregar información pública sobre los detalles de la investigación. 

“Desde al menos el 11 de abril y el 5 de junio de 2017 Moreno entregó a los medios de comunicación información relacionada con Lyons procedente de los casos que se adelantaban contra el señor (Jesús) Henao, que no era de conocimiento público, con la finalidad de presionar el pago”, señaló la Fiscalía General en el escrito de acusación. 

El fiscal delegado ante la Corte Suprema, Jaime Camacho aseguró en la presentación de la acusación en que “Moreno conocía las funciones propias del cargo. Abusó de ellas y del cargo conscientemente con voluntad dirigida a exigir dádivas”.

En un centro comercial en Miami (Estados Unidos), Moreno se reunió con Lyons. En esa oportunidad recibió más de 100 mil dólares en efectivo.Este dinero hacía parte del acuerdo que había pactado con el exmandatario departamental para aplazar la imputación de cargos en su contra por el 'cartel de la hemofilia' y desviar las otras investigaciones.

'El cartel de la toga'

Moreno se ha convertido en uno de los principales testigos en los procesos penales y disciplinarios que se adelantan contra varios congresistas por su participación en el escándalo de corrupción en el interior de la Rama Judicial, principalmente en la Corte Suprema de Justicia. 

Entre los principales protagonistas por estos actos de corrupción, según Moreno, estarían los senadores Musa Besaile Fayad y Bernardo 'Ñoño' Elías, dos de los líderes políticos más importantes de Córdoba, y quienes registraron las más altas votaciones en los comicios de 2014.  

El exfiscal ha revelado además el modus operandi de varios magistrados, entre ellos Gustavo Malo Fernández, Francisco José Ricaurte y Leónidas Bustos para cobrar millonarios sobornos con el fin de desviar y manipular procesos en el alto tribunal a favor de aforados constitucionales. 

Encuentre más contenidos

Fin del contenido