Cargando contenido

La jueza que lleva el caso consideró que no se pueden presentar más demoras en el inicio del juicio contra un agente del Esmad.

ESMAD
Foto referencial del Esmad.
Colprensa

Un fuerte llamado de atención hizo la jueza de conocimiento por los constantes aplazamientos que se han presentado en el proceso penal que se adelanta contra el agente del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad), Néstor Julio Rodríguez Rúa por su presunta participación en los hechos que rodearon la muerte del joven Nicolás Neira.

Para la funcionaria judicial, en este caso se han presentado muchos intentos para dilatarlo. Este pronunciamiento se hizo tras resolver una solicitud de aplazamiento presentada por la defensa del patrullero Rodríguez Rúa, quien sostuvo que no había podido estudiar todo el expediente puesto que hace poco se le había hecho todo el descubrimiento probatorio.

Lea además: Revive proceso contra agente del Esmad por muerte de Nicolás Neira

“No voy a permitir que se siga aplazando. El proceso se ha dilatado y no voy a permitir que siga ocurriendo”, precisó la jueza al señalar que desde se han presentado innumerables aplazamientos y cancelaciones. “Resulta lamentable que una actuación ocurrida hace 14 años ni siquiera haya finalizado su fase preparatoria”.

El jurista manifestó que se había presentado una demora en la entrega de 60 elementos materiales probatorios, por lo que necesitaba tiempo para realizar un detenido estudio de cada uno de cara a las audiencias preparatorias de juicio. De seguirse con la diligencia judicial –indicó- el caso presentaría una nulidad por una evidente falta de garantías procesales.  

Entre las pruebas citadas se encuentran entrevistas a testigos e integrantes del Esmad, informes de Medicina Legal, fotografías y videos de las cámaras de seguridad. En su concepto, estos elementos son esenciales para defender al patrullero quien fue acusado por el delito de homicidio culposo.   

Lea además: Fiscalía llamó a juicio al excomandante del Esmad por muerte de Nicolás Neira

Igualmente señaló que está a la espera de que se le responda una serie de oficios enviados a la Policía Metropolitana de Bogotá, el Esmad y la Fiscalía General. Estos documentos, señaló, son necesarios a la hora de establecer su defensa del caso y pedir las pruebas documentales y testimoniales.

La jueza decidió, después de un largo análisis, suspender la diligencia judicial para que la defensa del procesado recolecte todas las pruebas necesarias. La audiencia preparatoria continuará el próximo 3 de diciembre.

El patrullero Rodríguez Rúa es procesado por haber disparado gases lacrimógenos contra un grupo de manifestantes que se encontraban marchando hacía la Plaza de Bolívar en el centro de Bogotá, en las protestas del Día del Trabajo de 2006.

Una de las balas golpeó en la cabeza al joven Nicolás Neira, quien perdió el conocimiento de manera inmediata. Compañeros y familiares lo trasladaron inmediatamente a un centro médico donde los galenos no pudieron salvarle la vida debido a la gravedad de la herida.

En el escrito de acusación, se señala que el patrullero Neira actuó de manera desmedida al disparar en contra de la multitud. Uno de los testigos clave dentro de la investigación aseguró que el uniformado no contada con la autorización ni con la experticia para utilizar este tipo de armas.

Tras los hechos, se organizó una estrategia para desviar la investigación, ocultando pruebas y creando declaraciones para justificar el actuar del patrullero. Incluso se llegó a decir que Nicolás Neira no había fallecido por el impacto de la la bala sino por una caída en medio de la manifestación.

Le puede interesar:  Crimen de Jaime Garzón: JEP niega libertad a coronel Plazas Acevedo

El caso contra el agente revivió luego que la Corte Suprema de Justicia rechazara el preacuerdo firmado entre Rodríguez Rúa y la Fiscalía General en el cual se fijaba una condena de cinco años y medio de prisión por el delito de homicidio agravado doloso.

El alto tribunal señaló que cuando la víctima es un menor de edad la jurisprudencia prohíbe la firma de un preacuerdo o un principio de oportunidad.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido