El ministerio de Medio Ambiente presentó un primer reporte sobre los avances en los diseños y las estrategias para descontaminar el río Atrato luego que la Corte Constitucional ordenara al gobierno conformar una comisión para recuperarlo.

El río Atrato, ubicado en Chocó,  es el tercero más navegable del país. Actualmente el uso del mercurio para la minería ilegal, la tala de bosques y el vertimiento de basuras ponen en riesgo la salud humana y también la vida de este ecosistema.

"Se ha encontrado concentraciones de mercurio por encima de la norma en las personas que habitan cerca al río. Hasta 10 partes por millón de mercurio (ppm), cuando la norma nacional e internacional permite solo hasta 1 ppm", dijo Normán Moreno, coordinador de la Sentencia del río Atrato a RCN Radio.

El mercurio es utilizado en la minería ilegal para la separar la tierra y el oro. El problema está en que el metal se disuelve en el agua y contamina los sedimentos y a los peces que luego son consumidos por los humanos.

El área del río Quito, una de las 17 sub zonas hidrográficas del Atrato, cercana a Quibdó,  presenta mayor toxicidad. Explica Moreno que la cuenca alta y media son las más contaminadas.

El plan para descontaminar el río Atrato

La Corte determinó que el río es “sujeto de derechos que implican su protección, conservación, mantenimiento y en el caso concreto, restauración” y ordenó al gobierno nombrar un representante legal del afluente para que articule su recuperación.

Para ello otorgó 13 órdenes; cuatro de ellas tienen una acción directa para descontaminar el río:


  • Estudios epidemiológicos ( ministerio de Salud)

  • Plan de descontaminación (ministerio de medio ambiente)

  • Erradicación de la minería ilegal (ministerio de Defensa)

  • Plan de seguridad alimentaria (ministerio de Agricultura)


Hasta el momento, según el ministerio de Ambiente, se presentó un primer reporte a la Corte con el plan de erradicación de minería, pero aún faltan los otros planes, que tienen plazo de ser presentados hasta junio de 2018.

"Es importante mencionar que descontaminar el río Atrato es complejo y se deben articular distintas entidades y también la misma comunidad. Este no será un proceso fácil. Estimo que en unos 20 o 30 años podría recuperarse", señaló.