Un grupo de investigadores argentinos y brasileños descubrieron la primera rana fluorescente del mundo llamada científicamente Hypsiboas Punctatus que publicaron en la revista científica PNAS.

Los expertos descubrieron que estos anfibios usan la coloración de su piel para comunicarse y hasta encontrar pareja, teniendo una característica ya conocida, la cual se trata del punteo sobre su piel casi translúcida que es tanto amarilla como rojiza. La rana punteada es un anfibio arbóreo que vive en los bosques tropicales de América del Sur.

Para los investigadores esa nueva fluorescencia descubierta es un fenómeno físico para lograr recibir una luz con cierta longitud de onda que devuelve otra longitud de onda mayor. Este fenómeno se puede ver también en peces, tortugas, escorpiones y hasta loros fluorescentes.

En la luz normal la rana parece tener una piel ordinaria con coloración verdosa y cubierta con puntos marrones o rojos, pero bajo la luz ultravioleta brilla un verde fluorescente luminoso.

Los investigadores, que han publicado su descubrimiento, encontraron que la luz ultravioleta aumentó el brillo de la rana entre un 19 y un 29% dependiendo de la fuerza de la iluminación en su entorno.

La fluorescencia, que es la capacidad de absorber la luz a cortas longitudes de onda y volver a emitir a longitudes de onda más largas, es poco común en los vertebrados.

De ahí que el descubrimiento de la existencia del compuesto causante del brillo verde en la rana punteada haya excitado a los investigadores.

No obstante, el de la rana sería el primer caso detectado entre las más de 7.600 especies de anfibios.