Por: Carolay Morales
Twitter: @Carolaymorales

Los rellenos sanitarios de Doña Juana en Bogotá, el de Girardot y Nuevo Mondoñedo en Mosquera (Cundinamarca) quedaron, al parecer, en el limbo ambiental por una decisión de la Procuraduría General.

Una fuente cercana le contó a RCN Radio que la decisión del órgano de control disciplinario fue el resultado de una recusación presentada por el gerente de una empresa de servicios ambientales, quien solicitó ante la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR), una licencia ambiental (la cual fue negada) para construir un nuevo relleno sanitario cerca a Nuevo Mondoñedo.

Luego que le negaran la licencia,  el gerente de la empresa (nombre reservado por la fuente) recusó a la autoridad ambiental ante la Procuraduría "por tener intereses económicos con este relleno".

La recusación prosperó y la CAR envió un documento a la Procuraduría solicitando aclarar la situación, para saber si tiene o no competencia sobre estos tres rellenos donde se disponen a diario miles de toneladas de basuras.

"La CAR Cundinamarca no tiene ningún interés económico en ese relleno sanitario, solo ambiental", dijo la fuente quien pidió reserva a RCN Radio.

Entre tanto, la Procuraduría habría delegado a la Agencia Nacional de Licencias Ambientales (Anla) como la autoridad competente en Nuevo Mondoñedo.

Por ahora, esta decisión podría frenar procesos relacionados con: multas, sanciones, entre otras  a operadores de los rellenos que incumplan con las normas establecidas.

Se espera que la Procuraduría decida si finalmente  la CAR tiene o no injerencia en los tres rellenos sanitarios, que estarían por ahora en el limbo ambiental.