Cargando contenido

Perros rescatados en el Centro de Zoonosis esperando a ser adoptados. Foto: Fernando Posada/RCN Radio


Por: Juan Manuel Ruiz y Fernando Posada

En Colombia se estima que hay cerca de 900 mil animales domésticos en situación de abandono en las calles, de los cuales cerca de 120 mil estarían en Bogotá. La ley 1774 de 2016, contra el maltrato animal, señala que el abandono es una forma de maltrato que debe erradicarse.  Para enfrentar esta problemática, tanto en materia de maltrato como también de salud pública, las autoridades de salud han promovido la adopción de mascotas, junto con campañas de tenencia responsable y la esterilización.


La adopción es una nueva tendencia en el mundo y está cambiando la manera en que las personas se relacionan con los animales. Cerca de 2.7 millones de perros y gatos son adoptados al año en Estados Unidos, en más de 13 mil refugios animales, lo que permite dimensionar el tamaño de este fenómeno. En Colombia aún no existen cifras puntuales de adopción animal a nivel nacional, pero en el Centro de Zoonosis del Distrito, en Bogotá, 750 perros y 250 gatos fueron adoptados en 2015.


La adopción como política pública, acompañada por campañas de esterilización y tenencia responsable, tiene dos lados estratégicos: es una solución parcial para la problemática del abandono animal, y también busca eliminar los riesgos para la salud pública que implican los animales en las calles.


Voces de la Secretaría de Salud de Bogotá le explicaron a RCN Radio que cerca de 120 mil animales domésticos viven en las calles de ciudad en condición de abandono y exposición al maltrato, de los cuales aproximadamente 90 mil son perros y 30 mil gatos.


José Fernando Valderrama, subdirector de Enfermedades Transmisibles del Ministerio de Salud, sostiene que la adopción de animales y las campañas de esterilización son una importante estrategia para enfrentar las condiciones a las cuales están expuestos los animales abandonados en el país y los riesgos que representan para la salud pública.


“Impulsamos todo el tema de la adopción y tenencia responsable de mascotas”, explica Valderrama, quien además agrega que en el país “pueden haber cerca de 900 mil animales en situación de calle”.


Valderrama además afirma que la vacuna antirrábica es obligatoria para las mascotas y que, como parte de la política pública que busca fomentar la tenencia responsable, es gratuita en todo el territorio nacional.


En el centro de Zoonosis de Bogotá, cerca de 100 mascotas rescatadas de las calles de la ciudad son adoptadas mensualmente, según le explicó a RCN Radio Mauricio Vargas, veterinario del centro.


“La adopción es un acto humanitario donde se reconoce al animal como un ser sujeto de derechos”, puntualiza Vargas, quien además explica que todos los animales listos para ser dados en adopción se encuentran desparasitados, esterilizados y cuentan con un microchip de identificación.


[gallery ids="208805,208806,208807,208808,208809,208810,208811,208812,208813,208814,208815,208816,208817,208818,208819,208820,208821,208822,208823,208824,208825,208826,208827,208828,208830,208831,208834,208802,208801"]

Desde los primeros días del movimiento animalista en Colombia, Lina Chaves ha sido parte de varias ONGs desde las cuales se han defendido los derechos de los animales. Chaves cuenta que uno de los patrones más curiosos en los últimos años es que ya las razas de las mascotas no son un distintivo entre clases sociales y que la adopción de ‘criollos’ ha tomado fuerza en todas las esferas de la ciudadanía colombiana.

“A veces los papás no están muy de acuerdo y son los hijos los que quieren adoptar. Se da uno muchas veces cuenta que terminan más enamorados los papás. Toda la familia termina enamorada de la mascota. Los animales adoptados son los más agradecidos”, sostiene Chaves.
Catalina Reyes, una de las líderes de la plataforma Animales Libres de Tortura (ALTO) también afirma que “la única posibilidad real de acabar con la condición de calle en la que se encuentran los perros y gatos de la ciudad es tomando en cuenta la adopción y dejando a un lado la compra de animales. (...) Si es un perro o un gato criollo, mucho mejor: uno va a tener una raza única”. Reyes agrega que “se siente muy bien salvar una vida”.

“¿Qué tan ético es que unos animales que sienten placer y dolor como nosotros, estén en las calles sintiendo frío y sintiendo hambre, mientras que muchos de nosotros podemos tomar la valiente decisión de sacarlos de ese estado?”, plantea la activista.