El Instituto Geográfico Agustín Codazzi (IGAC) advirtió a los alcaldes de los 14 municipios del piedemonte del Caquetá sobre el inminente riesgo de avalancha.

Juan Antonio Nieto Escalante, director del IGAC, en entrevista con RCN Radio, aseguró que con suficiente tiempo envió a los alcaldes de estos 14 municipios los informes que revelan un eventual alto riesgo de deslizamiento de tierra en temporada de lluvia.

Nieto Escalante habló sobre las emergencias y la posible negligencia de los alcaldes locales y gobernadores porque al parecer no han tomado las decisiones, teniendo en cuenta los estudios que esta entidad y el Ideam han brindado desde hace años.

¿Cuál es el llamado que hace sobre los municipios en el Piedemonte de Caquetá?

El IGAC es el responsable de hacer todos los estudios de los suelos, georeferencia la situación de riesgo, etc. y es lo que hemos venido haciendo a lo largo de todos estos años, entregarle a los alcaldes y gobernadores el estudio sobre las condiciones de los suelos de las regiones, los instrumentos para que puedan planificar el territorio.

Es algo, además, que se ha ido dejando a un lado. En ese sentido, el IGAC ha estado llamando la atención del Piedemonte de Caquetá. Hemos dicho en reiteradas oportunidades que entre los principales detonantes de la avalancha en Mocoa, Putumayo, estuvo el uso inadecuado del suelo, la marcada deforestación y la falta de una planificación adecuada.

Adicional, hemos hecho una alerta ya sobre el Piedemonte de Caquetá que presenta períodos de lluvias prolongadas en terrenos deforestados, suelos afectados por la sobrecarga agrícola y la presencia de cuerpos de agua que los va convirtiendo en un especial escenario muy similar al de Mocoa.

Los alcaldes y gobernadores tienen que entender que el instrumento que les ofrece el instituto de forma gratuita, no les ha costado un peso a las ciudades; entonces no pueden ser estudios que sean solo para trancar puertas.

Además, buena parte de esta situación se hubiera podido evitar si los gobernadores y alcaldes hicieran caso de estas advertencias que nosotros georeferenciamos y que entregamos, como lo he manifestado.

¿Qué dicen los alcaldes y gobernadores? ¿Ha tenido la oportunidad de hablar con la Gobernadora del Putumayo y el alcalde de Mocoa?

Este es un tema de vieja data en el sentido que obviamente los gobernadores y alcaldes que recién empiezan tendrán que responder por eventuales responsabilidades, pero es justo eso, la falta de planificación que el país ha tenido, la falta de planificar sus territorios de una manera técnica y seria. Acá ha habido una gran improvisación en esta materia y estos son los resultados, lo que hemos visto con Mocoa.

Hay 14 municipios caqueteños*. Les entregamos el estudio hace un par de años a las autoridades departamentales y locales. Esperemos que hagan un buen uso y que puedan prevenir eventuales tragedias.

*Albania, Belén de los Andaquíes, Curillo, El Doncello, El Paujil, Florencia, Milán, Montañita, Morelia, Puerto Rico, San José del Fragua, San Vicente del Caguán, Solita y Valparaiso.

¿Ha hablado directamente con los alcaldes de estos 14 municipios?

Una de las tareas que el IGAC ha venido adelantando es asesorar para la elaboración de los Planes de Ordenamiento Territorial (POT). Allá en el Caquetá hemos estado con los alcaldes de todos los municipios haciendo talleres para que ellos aprendan a confeccionar esos POT donde el eje ambiental es fundamental.

La cartografía básica para identificar las tenemos, las hemos dado. Hoy no se puede decir que el IGAC ha estado ausente. No ha sido así, pero acá ha habido temas donde las autoridades regionales tienen que tomar cartas en el asunto. Tienen que dar un paso al frente, no solo resolver los litigios entre vecinos. Estamos en el momento adecuado donde podemos revisar los POT.

Tengo que decir que hay más de 400 municipios que no lo han hecho. Este es el llamado permanente para que se puedan planificar mejor sus regiones.

¿Qué pasó entonces en Mocoa? ¿Qué está pasando en el país?

Personalmente estuve en Mocoa entregando el estudio de suelo hace un par de años. Fue de los primeros estudios que se presentaron como lo hemos hecho en Guaviare, en el Vichada, en el Meta, en el Caribe. Hemos advertido con mucha frecuencia.

El suelo se convierte en protagonista fundamental para evitar todas estas tragedias, para poder planificar. Si tenemos un uso adecuado del suelo, pues es mucho lo que se puede evitar.

El Ideam el año pasado reportó que el Caquetá presenta la tasa de deforestación más alta del país. Más 23.800 hectáreas deforestadas en 2016. Putumayo tuvo 9.200 hectáreas que impide que el suelo absorba el agua.

¿Qué recuerda de esa visita en Mocoa entregando el estudio?

Hubo una reunión en el Concejo Municipal. Se advirtió, se sensibilizó acerca de estos estudios.

¿Cómo percibió la recepción de la gente en Mocoa?

Los discursos de vuelta fueron de atención. De pronto lo que uno alcanza a mirar, por lo que se ha presentado, es que esto ha sido un problema de muchos años, de consolidación de predios desde hace años.

El tema está diagnosticado, las formulas y los remedios están dados. Lo que hace falta es tener autoridad política, que las autoridades ambientales, gobernadores y alcaldes se metan a fondo para que actúen y eviten los riesgos. Hay que dejar de permitir los asentamientos humanos en zonas de riesgo.

¿El tema entonces es cultural también?

Sí, esto es un tema de años atrás. Las casas que se llevaron la avalancha en Mocoa son de años. A veces falta no solo inversión sino que todas las autoridades actúen en ese sentido.

Hoy Colombia tiene, no solo información con el IGAC, sino con el Ideam, Gestión del Riesgo. Hay mapas, hay información de zonas susceptibles.