Páramo de Guerrero en Cundinamarca. Foto: Unimedios.

  El páramo de Guerrero está ubicado  en la vereda San Antonio del municipio de Tausa, Cundinamarca y una investigación de la Unversidad Nacional (U.N) de Bogotá advierte que, está perdiendo su capacidad para almacenar agua debido a la agricultura y actividades pecuarias. "El ecosistema de páramo se caracteriza por retener agua. Estos suelos tienen características especiales para almacenarla y debido a su altitud y vegetación, cumplen un papel importante en el ciclo hidrológico", señaló la investigadora Melissa Lis Gutiérrez, magíster en Ciencias Agrarias de la U.N. Gutiérrez aclara que esta no es la primera investigación que se realiza en esta zona. Ella  afirma que otros informes dan cuenta de la "difícil situación" del páramo que hoy tiene el 42% de la zona usada para actividades agrícolas y pecuarias. "Si se sigue alterando esta zona, desprotegiendo y no se implementan estrategias para conservarla, vamos a perder el agua disponible que tenemos este suelo", advierte. Este ecosistema provee agua a la represa del Neusa, a varios acueductos veredales y municipales en Zipaquirá, Cogua, Tausa, además hace parte del sistema hídrico de Bogotá. Explica que en "cada zona se realizó un muestreo, cada diez centímetros hasta un metro de profundidad, se recolectaron muestras en cilindros y en el laboratorio se determinó la densidad y capacidad de retención de carbono". Se estima que desde 1950 comenzó la transformación de este páramo con la explotación de sus recursos naturales y el uso intensivo del suelo, lo cual desequilibró el ecosistema, los paisajes y las fuentes de agua. Por: RCN Radio y Unimedios.