Cargando contenido

Pasaron décadas para que una mujer guerrillera de las Farc pudiera llevar en sus brazos libremente a su bebé recién nacido.

Farc y sus últimos días en la selva
Freddy Estiven Chica Chica fue el exguerrillero asesinado.
Foto: AFP

Pasaron décadas para que una mujer guerrillera de las Farc pudiera llevar en sus brazos libremente a su bebé recién nacido, y es que la regla en dicha organización, que hoy en día hace su tránsito a la vida de la legalidad, era no tener hijos y mucho menos exhibirlos dejando a lado su fusil e ideología de guerra.

La promesa de los comandantes de cada frente de guerra era pensionarlas luego de 45 años en las filas, en ese momento podrían salir y hacer lo que quisieran.

Estela*, una mujer desmovilizada de las Farc y quien estuvo por más de 15 años en esa estructura reclutada, fue víctima de una violación y tuvo que ser madre a escondidas, cuando la descubrieron le quitaron a su hija. Hoy recuerda cómo sufrió y también cómo se castigaba a aquellas mujeres que quedaban embarazadas. El aborto era la única salida.

"Dónde van a quedar los bebés que murieron, los que nos quitaron a las que estábamos allá. Es triste porque se hacían más de diez abortos a la semana y ahora sí dejan tener hijos", dijo.

Para Estela, la estrategia del dicha organización es blindarse con estos menores, ya que la responsabilidad del Gobierno con ellos sería aún mayor. "Con más niños, más responsabilidad tendrá el Gobierno con ellos, más plata", expresó.

En las 26 zonas veredales, donde están concentrados más de seis mil guerrilleros, hay 65 bebes recién nacidos y 87 guerrilleras embarazadas. Según cifras oficiales de la Defensoría del Pueblo estos no serían los únicos nacimientos, ya que se esperan muchos más.

*El nombre fue cambiado por petición de la entrevistada

Audio

0:27 5:25
Temas

Encuentre más contenidos

Fin del contenido