Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Falleció el 'Zipa' Forero, primer ganador de la Vuelta a Colombia
Falleció el 'Zipa' Forero, primer ganador de la Vuelta a Colombia
@AceroCaballito

Hubo un momento en el que Efraín Forero Triviño disfrutaba intensamente que lo reconocieran como “el papá del ciclismo colombiano”, pero muchos dejaron de decírselo porque en la memoria colectiva se quedó para siempre el calificativo de “Indomable Zipa”, tal como lo bautizó el fenomenal narrador Carlos Arturo Rueda C.

El país deportivo, los dirigentes, los ciclistas, los aficionados despidieron al campeón de la Primera Vuelta a Colombia, al héroe ciclístico que forjó con sus primeras actuaciones el mito de los “escarabajos colombianos”, el que enseñó que la montaña es un aliado natural para los nuestros y que el ciclismo se construye de victorias, pero sobre todo de derrotas.

Para su familia fue “el regreso al cielo” de un hombre amoroso y feliz, que vivió felizmente 92 años y dejó un legado inimaginable como campeón de la primera Vuelta a Colombia disputada en el año de 1951 y como el arquitecto e impulsor de la idea que finalmente se concretó.

“Por este mundo pasó un angelito en bicicleta sembrando amor y dedicación a todos los seres que conoció”, decía la convocatoria a los funerales del “Indomable Zipa”, que se realizaron en la capital colombiana.

Duele la muerte del indiscutible campeón y conmueve  el amor con el que lo despidieron su esposa María Rubiela, sus hijos Sandra, Efraín y Francia y sus nietos Nataly y Nicolás, con quienes tuvo una relación amorosa y muy cercana.

Nicolás vino para quitarle el trono a Nataly, que durante años fue la favorita indiscutible y se convirtió en la esperanza de que alguien de su familia incursionara en el ciclismo.

Cuando se bajó de la bicicleta en el año 2015 por motivos médicos, su nieto se convirtió en el acompañante preferido para ir por la ciclovía, aunque “el Zipa se quejara que Nicolás “le imponía un paso muy fuerte”.

A don Efraín y su familia los conocí a comienzos del año 2017 cuando la Editorial Aurora me propuso escribir la historia del ganador de la Primera Vuelta a Colombia, que finalmente fue publicada en abril de ese año y que actualmente se encuentra exhibida en la Biblioteca Luis Angel Arango, como parte de la exposición “Los escarabajos: Un país descubierto a pedalazos”.

Me hizo inmensamente feliz conocerlo, conversar largamente, escuchar una y otra vez esa historia que contaba con una memoria prodigiosa, esculcar sus recortes y sus fotos y estar cerca de un campeón con todas las letras.

Es sin duda alguna uno de mis personajes periodísticos preferidos, porque el libro “Todo tuvo un comienzo”, que resume algunos de los aspectos más destacados de su vida, me dio la oportunidad de contar una historia magnífica y de paso hacer feliz al protagonista.

Su hija Francia me confesó que su padre había estado durante años escribiendo cosas en un cuaderno con el secreto deseo de contar su trayectoria ciclística y su vida, hasta que quiso el destino que yo apareciera para hacerlo con él.

Gracias por hacer feliz a mi viejo”, me dijo conmovida su esposa Rubiela, mientras me abrazaba al término de la ceremonia  fúnebre y eso me hizo sentir que contar su historia en vida valió la pena.

El escritor Matt Rendell destacó su importancia señalando que mientras en Inglaterra se le daba el último adiós a la reina Isabel II, Colombia lo hacía con el “Zipa” Forero.

El dirigente deportivo Miguel Ángel Bermúdez aseguraba, por su parte, que el desaparecido campeón no es solamente una figura del ciclismo, sino un ícono mundial del deporte, por sus aportes a la organización de la Vuelta a Colombia y por haber ganado su primera versión.

Un auténtico pionero como quiera que fue el primer campeón de la Vuelta en el 51, el primero que subió al Alto de Letras, ganador de tres campeonatos nacionales, uno de los primeros en representar a Colombia en la Route de France en 1953 y ese mismo año en los mundiales de Suiza y papá indiscutible del ciclismo femenino.

Antes de la primera Vuelta ganador medallista en los Juegos Centroamericanos y del Caribe en Guatemala, entrenador de los equipos de ciclismo de varios departamentos como Cundinamarca, Tolima, Nariño y Boyacá y director técnico de equipos nacionales que incursionaron en pruebas tan renombradas como la Vuelta al Táchira.

Ha muerto el mito fundacional del ciclismo, el hombre que empezó a construir la leyenda de los escarabajos, pero también el abuelo, papá y esposo consentidor y por ello que sea la oportunidad de enviar un saludo fraterno de pésame a quienes lo acompañaron tan amorosamente hasta sus largos 92 años de vida.

Solo deseamos que ahora haya larga vida para su recuerdo.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.