Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

La mala imagen de Colombia en el exterior ha tenido de todo y lo más doloroso, lo más vergonzoso es que todo lo bueno, todo lo hermoso, todo lo digno que tenemos para mostrar y destacar se borra de un plumazo, en pocos segundos, como lo que dura la implosión de un edificio viejo.

Tenemos el mejor café del mundo, deportistas destacados en competencias internacionales de primer nivel en todo el mundo, científicos en la Nasa, escritores, artistas y miles de colombianos que día a día dejan en alto el nombre de Colombia en el exterior y, sin embargo, más 40 años después del auge del narcotráfico, muchos colombianos siguen siendo objeto de discriminación en aeropuertos de distintos países del mundo y sometidos a intensas requisas de equipaje y personales.

Colombia sigue siendo nombrada en el exterior por los más de 60 años de guerrillas que enfrentó el país y aunque se lograron acuerdos y reintegro a la vida civil de grupos como el M-19 y el EPL, además de un acuerdo de paz y la desmovilización del 90 por ciento de los miembros de las Farc (la más antigua de todas), solo se habla de los disidentes de las Farc y de la resistencia y permanencia del ELN.

Ahora, nos encontramos con que Colombia vuelve a ser noticia porque un grupo de connacionales, incluidos militares retirados, forman parte de la banda de delincuentes que asesinó al presidente de Haití, Jovenel Moise, y dejó gravemente herida a su esposa, en un hecho que estremeció al mundo entero y generó el rechazo y condena inmediatos de mandatarios y dirigentes políticos de distintos países del mundo.

Militares retirados, no es todo el Ejército colombiano ni es Colombia, pero es lo único que queda en el imaginario colectivo: 26 colombianos involucrados en el magnicidio del presidente de Haití. Con el paso de las horas se fueron conociendo detalles como que eran soldados y suboficiales retirados del Ejército colombiano y se estaba tratando de establecer si algún oficial, retirado también, estaría relacionado con este vergonzoso episodio.

Pero, ¿Quiénes están detrás del homicidio como tal del presidente haitiano? ¿Quiénes llamaron y organizaron a los colombianos que terminaron participando en ese magnicidio? ¿Hay grupos de narcotraficantes internacionales involucrados y financiadores del crimen?

El asesinato de Jovenel Moise no puede quedar en que militares retirados de Colombia lo asesinaron y que capturaron a 15, abatieron a tres y buscan a ocho más que se encuentran prófugos de las autoridades. Y es hacía allá hacia donde deben apunta las investigaciones. Claro, ya no se puede echar atrás la realidad que nos tocó cargar una vez más por este hecho vergonzante, pero hay mucho más qué investigar, qué descubrir y qué castigar.

Y en nuestro país tendremos que internamente analizar y determinar acciones de control, prevención y castigo para enfrentar esta nueva situación que se nos presenta y que puede empezar a crecer como las bolas de nieve.

Pero duele, duele y da vergüenza que una vez más tengamos que vivir  la estigmatización en el exterior: Colombia, país de narcotraficantes. Colombia, país de guerrilleros. Colombia, país de corruptos y ladrones de cuello blanco. Colombia, país de mercenarios por el mundo. ¡El daño está hecho!

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.