Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Alemania - Munich
Alemania - Munich
AFP

Las celebraciones de independencia de la mayoría de los países del mundo entrañan una historia remota y muchas veces los héroes y protagonistas se han difuminado con el tiempo, hasta olvidarse posiblemente.

Y por eso es tan interesante que la historia de la “Reunificación de Alemania” sea tan reciente y cercana, pues ocurrió un 3 de octubre de 1990 y es considerada como día nacional y símbolo del auténtico espíritu alemán.

Han pasado 31 años desde que entró en vigor la reunificación alemana, en cumplimiento del contrato firmado por los gobiernos de la República Federal y la República Democrática, lo que para la mayoría realmente “no es nada”.

Esta fecha es festiva en Alemania y recuerda el momento en que las dos repúblicas renuncian a sus hitos históricos y fundacionales y empiezan a construir una historia común.

“Tras 41 años de haber sido fundadas dos repúblicas alemanas con dos modelos económicos y políticos distintos, una de ellas desaparecía uniéndose a la otra”, recuerda el Centro Alemán de Información para Latinoamérica.

El 9 de noviembre de 1989 la población había derribado de manera pacífica el muro de Berlín y luego, en la transición para el reencuentro de los dos pueblos divididos, uno de los hechos más simbólicos fue la apertura de los puestos de control que durante años establecieron una sangrienta vigilancia sobre el muro.

Dos modelos, dos visiones, dos mundos distintos finalmente se juntaron y eso supuso renunciar a las celebraciones de independencia que cada nación realizaba en fechas distintas y con sucesos simbólicos muy alejados.

Aunque las dos naciones habían sido fundadas en 1949, mientras  Alemania Oriental celebraba el 7 de octubre como su Día Nacional, el oeste no tenía una fecha equivalente.

En medio de las tensiones de la Guerra Fría y la construcción del Muro de Berlín, un mismo hecho podría tener connotaciones distintas y conmemorar en una misma fecha el Día Símbolo de la Unidad en Libertad de un lado y, del otro, el Día del Recuerdo del Pueblo Alemán.

El Centro Alemán de Información documenta que “desde 1990, el 3 de octubre se convirtió en el Día de la Unidad y año con año ha sido celebrado. Los diversos festejos se realizan siguiendo el espíritu federal de Alemania: cada año la sede de la celebración oficial se turna entre capitales o ciudades simbólicas de los 16 estados federados. Así la celebración y los actos de Estado no son exclusivamente en Berlín”.

Aunque, como señalan algunos expertos, “Alemania no está menos polarizada que otras sociedades contemporáneas” y se han radicalizado las posturas sobre temas locales y globales, esta celebración sigue significando un punto de encuentro de la sociedad alemana que cada año recuerda esta historia viva y reciente.

Cuando se habla de libertad e independencia de los pueblos de inmediato la imagen que se viene a la memoria es la de un militar con condecoraciones y charreteras y nadie podría imaginar a un hombre entrado años y muy jovial vestido de paño, de más de 130 kilos y que en una autobiografía se describió como “un elefante en una tienda de artículos de porcelana”.

Con ocasión de esta fecha, todos los medios recuerdan al canciller de la República Federal Helmunt Kohl, quien en septiembre de 1987 se reunió en Bonn con su homólogo de la República Democrática Erich Honecker, para plantear por primera vez la posibilidad de una “única nación alemana”.

Ramón Alvarez, del periódico La Vanguardia de España, contaría que “la realidad, sin embargo, precipitó los hechos y la proclama de Kohl empezó a hacerse realidad apenas dos años después, cuando el movimiento popular que se consolidó en las denominadas Manifestaciones de los Lunes se fue extendiendo por toda la Alemania del Este para pedir la apertura del régimen socialista y el libre tránsito entre ambas Alemanias”.

Hay que destacar que también la presencia de Kohl ante las ruinas del templo luterano de Nuestra Señora en Dresde y luego su reconstrucción, se convirtieron en un verdadero símbolo de la reconciliación.

En estas fechas se recuerda de nuevo el momento en que terminaron las fronteras físicas y se juntaron un modelo socialista y otro capitalista, se repite la palabra “valentía” entendiendo, como dijo hace dos años la entonces canciller Angela Mérkel, “que el mundo no es necesariamente más pacífico”.

No todo ha sido color rosa 32 años después, pues se menciona que un 20 por ciento de los habitantes de la antigua Alemania oriental nunca han visitado el lugar en el que quedaba la RDA, los salarios son más bajos allí, hay menos industrias y “hay menos germano-orientales ocupando puestos relevantes en diferentes sectores, como la academia, la justicia o las fuerzas militares”, como contó recientemente Radio Francia Internacional

Mientras Alemania recuerda el momento en que hace 32 años dos naciones se juntaron y el Oktoberfest se extiende hasta el lunes 3 de octubre por ser feriado, la palabra reunificación suena como un eco para usarla en estos momentos de tensión que afronta Colombia.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.