Cargando contenido

El mundo celebra 100 años del inicio de las transmisiones radiofónicas con fines comerciales y de entretenimiento.

La radio no fue parida de un solo jalón, muchos son los considerados papás de esta industria y tuvieron que pasar muchas décadas para que se afinaran los temas tecnológicos, se pudiera de transmitir la señal y finalmente se hiciera la magia de la voz y de la música.

La historia tiene más de cien años, pero esta semana se conmemoran dos hitos fundamentales para la industria de la radiodifusión en el mundo, que ocurrieron en el mes de agosto de 1920 en Estados Unidos y Argentina. Justo, cuando cambiaba el mapa de Europa luego de terminar la Primera Guerra mundial en noviembre de 1918 y en Colombia se hacían las primeras pruebas de telefonía inalámbrica y se instauraba el primer correo aéreo entre Girardot y Bogotá.

Mientras en el país apenas se exploraban esas maravillas de la comunicación, en Estados Unidos salió al aire la primera transmisión de radio con propósitos comerciales y de entretenimiento y, siete días después, en Argentina los llamados “locos de la azotea” realizan la primera trasmisión en América Latina.

Desde en el Teatro Coliseo de Buenos se produjo la emoción de la primera vez en nuestro continente, lo que hace que incluso los argentinos hablen de la conmemoración de “los cien años de la radio”.

Siempre será inevitable recordar que antes estuvieron Tomas Alva Edison, considerado como un mago luego de inventar en 1876 el fonógrafo.

Y claro que también están en esta historia Mawell y su ecuación, Faraday y la experimentación  del electromagnetismo en 1880, Hertz  comprobando en 1887 la naturaleza de las ondas que viajan para dar vida a la radio y el código desarrollado por Samuel Morse en 1837 y utilizado en las primeras transmisiones por telégrafo.

Recordar como uno de los  momentos capitales de la invención de la esta industria fue el 12 de diciembre de 1901, cuando el inventor italiano Guillermo Marconi transmitió la primera señal de radio a través del Atlántico a partir de un transmisor ubicado en el suroccidente de Inglaterra, que envió una señal en clave morse correspondiente a la letra S, que fue captada en Estados Unidos.

Pero la voz y la música llegaron a la radio un 24 de diciembre de 1906, cuando se usó un alternador electromecánico de alta frecuencia capaz de generar ondas continuamente moduladas en amplitud.

El responsable de esa maravilla fue el profesor canadiense Reginald Aubrey Fessenden, quien además leyó en primera instancia una página de la biblia, trasmitió la música de Haendel y luego tocó en el violín la canción Oh Holy Night.

Así quedaron atrás las transmisiones en clave, ante el asombro de los operadores de los radiotelégrafos de los barcos que navegaban por los alrededores de la isla de Terranova y que captaron  la señal.

Y antes del inicio de la radio comercial y de entretenimiento, sin duda alguna hay que referirse a lo ocurrido un 14 de abril de 1912 cuando se hundía el Titanic y entonces los operadores de radio empiezan a lanzar las primeras llamadas de socorro y se utiliza la sigla SOS.

Un 20 de agosto de 1920 es la fecha clave para la industria, cuando se pone al aire en Detroit Estados Unidos la WWJ, que se constituye en la primera emisora del mundo en transmitir, aunque obviamente sin publicidad.

Según se ha documentado, se realizaron mil 920 series de emisiones de prueba para comprobar si el equipo estaba listo para el servicio regular.

Los radioescuchas de la WWJ  fueron solo un pequeño grupo de radio aficionados locales interesados en la magia que se estaba haciendo.

El encargado del montaje de esta primera emisora hace cien años fue Lee De Forest y el primer programa radial Detroit News Radiophone,

Y como para completar esa especie de heroísmo de los que empezaron este oficio, hace cien años también en Argentina entraron en acción los que se conocerían como “los locos de la azotea”.

Fue durante  la emisión inaugural del festival escénico sacro de Wagner Parsifal que aparecieron Enrique Telémaco Susini, César Guerrico, Luis Romero Carranza y Miguel Mujica, para poner a Argentina en la vanguardia mundial de la experimentación radiofónica.

La radio se identificó como la Sociedad Radio Argentina, que luego se convertiría en Lor Radio Argentina y esa primera transmisión fue escuchada por unas 50 personas, que siguieron la interpretación de Parsifal con las voces de la soprano argentina Sara César, el tenor Maestri y el barítono Rossi Morelli.

Un dato interesante poco conocido es que Marconi estuvo en Argentina en el año de 1910 y se instaló en la localidad de Bernal, desde dónde recepcionó señales producidas en Europa, lo que despertó la curiosidad y entusiasmo de los jóvenes argentinos, que al final se convirtieron en verdaderos pioneros de la radiodifusión.

Pasaron muchos años de búsqueda incesante de los fundamentos técnicos para construir la radio con emisiones experimentales y hasta en salidas en falso,  antes que se pusiera a andar el espectáculo y empezáramos a disfrutar de su lenguaje particular.

Y todo lo que ha pasado después y lo que falta.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido