Cargando contenido

Parecía más un matemático que un experto en temas de radio

Parecía más un matemático que un experto en temas de radio, por la manía que tuvo desde chico de memorizar las fechas de los acontecimientos más importantes.

Sólo falta que nos eche el cuento con la hora, decía uno de sus amigos con tono burlón.

Todas sus conversaciones sobre radio solía empezarlas recordando que el 24 de diciembre de 1906 el profesor canadiense Aubrey Fessenden logró transmitir su voz y música de Haendel a través de ondas de radio en los alrededores de Terranova.

Sabía de memoria que en el año de 1912 llegaron las comunicaciones a Colombia y aquí era dónde sus amigos le preguntaban que por dónde.

Imperturbable continuaba contando que en Santa Marta y Cartagena la United Fruit Company puso en funcionamiento una estación radio-telegráfica.

Como un maromero de la palabra, saltaba de pronto al año 1929 para recordar, como si fuera hoy, que la primera emisora estatal de Colombia fue inaugurada en Bogotá y que luego Elías Pellet Buitrago fundó la voz de Barranquilla, la primera emisora privada del país.

Y la intensidad de su relato aumentaba a medida que se refería al nacimiento de nuevas radios y de memoria era capaz de contar que el 31 de mayo de 1930 nació la voz de Bogotá y en el año de 1932 empezó a funcionar La Voz de la Víctor por iniciativa de Manuel Gaitán, distribuidor de la RCA Víctor de Bogotá, que fabricaba los discos de 70 revoluciones por minuto.

Y en su relato ocupaba un lugar importante el año 1933 en el que salió al aire la radio en FM ideada por Edwin Armstrong, quien descubrió que al ensanchar la banda de frecuencia modulada no había distorsiones ni interferencias eléctricas.

Y casi flotando y al borde de un trance, recordaba que en el año 1937 Orson Wells y el Mercury On The Air de la CBS le dieron tanto realismo a la transmisión radial de la novela de H.G Wells, La guerra de los mundos, que no menos de un millón de oyentes estadounidenses entró en pánico. Y hacía cara de deslumbramiento, mientras relataba que muchos tomaron aviones, rezaron y se prepararon para la guerra, mientras escuchaban la obra radiofónica que simulaba una emisión de noticias con boletines informativos que daban cuenta de una invasión de extraterrestres que aterrizaron en Nueva York.

Y en esta parte de la historia casi siempre tomaba aire para contar que en 1939 nació la Cadena Azul y en 1940 la Radiodifusora Nacional de Colombia durante el gobierno liberal de Eduardo Santos y un 25 de mayo de 1948 el ministerio de Comunicaciones le otorgó la licencia a Radio Sutatenza, dirigida por el sacerdote José Joaquín Salcedo.

Y este momento era uno de los importantes para este hombre poseído por ese raro don de recordar algunos hitos de la radio.

Casi sin respirar decía que en 1948 nació Caracol y que RCN Radio surgió como la unión de varias emisoras para transmitir el Primer Congreso Eucarístico que se realizó en Cali y luego cuando ya tuvo vida jurídica, tenía como sus matrices a la Emisora Nueva Granada en Bogotá y la Voz de Medellín en la capital antioqueña.

Su amigo estaba ya al borde del colapso con tanto dato y a pesar de su cara de angustia seguía recordando que el 15 de septiembre de 1950 nació en Bogotá la HJCK y en 1955 las emisoras Radio Santa Fe y la Voz de la Víctor abrieron su programación con el tema ¡Qué vivan los novios! de Emilio Sierra y luego como uno de los principales aportes a la industria, recordó que en el año 1963 la firma holandesa Philips lanzó el cassete, que en su momento era descrito como una caja de 10 centímetros que guarda una cinta que graba y reproduce sonido.

-Hey viejo, interrumpió de repente el contertulio que empezaba a impacientarse con tanto dato, para luego preguntar de manera solemne.

- Ve, y no tienes por ahí la fecha exacta en la que se va acabar la radio.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido