Cargando contenido

El ahora fiscal, entonces abogado, tenía más que sospechas de unos delitos muy serios.

El escándalo de corrupción de la constructora Odebrecht tiene en problemas al fiscal Néstor Humberto Martínez. Después de la primicia del equipo periodístico de Noticias Uno sobre las revelaciones del controller de la Concesionaria Ruta del Sol, Jorge Enrique Pizano, ha quedado establecido que alguien miente en esta historia.

Recordemos algunos puntos de contexto: en el 2015, en agosto, el señor Pizano decide grabar las conversaciones con el asesor jurídico del Grupo Aval y hoy fiscal general de la Nación. En esas grabaciones, extensas, el controller advertía a Martínez sobre irregularidades en los contratos desde el año 2012. Dos meses antes de las grabaciones, el 19 de junio, el presidente de la multinacional brasileña, Marcelo Odebrecht, era detenido en su país. Esto, que es importante, indica que cuando Pizano le explica a su amigo Martínez que hay irregularidades y posiblemente delitos en la contratación de la concesionaria, ya había antecedentes delicados.

Pizano, además, como lo contaron María Jimena Duzán en Semana y también El Espectador, fue con facturas y documentos a la Fiscalía, la Procuraduría, la Superintendencia de Industria y Comercio y a un Tribunal de Arbitramento, para explicar cómo desde 2012 él advirtió sobre esas irregularidades.

Es sensato suponer que las grabaciones que se conocen entre Pizano y Martínez -porque hay más- son una consecuencia del desespero del controller, que veía cómo pasaba el tiempo y las capturas y sus denuncias no eran tenidas en cuenta.

En la disección de los audios ya se han destacado en los medios algunas frases de Martínez, como cuando le dice a Pizano que él (Martínez, el hoy fiscal) cree que ahí hay de "todo, que es para los 'paras', que es corrupción interna, que es pa' pagar coimas afuera, que es pa' pagar coimas adentro. Todas las anteriores". Luego, en ese mismo diálogo, remata con esta frase inquietante: "cualquier cosa avise, ¿no? Y entre los dos tranquilo que hay discreción total". Martínez, en distintas entrevistas, ha explicado que con la frase "discreción total" lo que trataba de hacer era proteger a Pizano, que se podía meter en líos si en la concesionaria se enteraban de esas conversaciones.

El problema para Martínez, que cada día parece hundirse más, es que la disección de los audios abre otros interrogantes. En los divulgados el fin de semana por El Espectador hay un momento, minuto 15:28, en el que Martínez le dice a Pizano "qué otra vaina encuentra uno que diga mire la calidad de hijueputas que son... es que yo creo que eso se corrompió, que como la administración ha visto que estos hijueputas deben pagar coimas...", a lo que Pizano contesta "es que ese es el primer punto de la reputación porque dicen ah no, allá en la concesionaria, donde está de socia Episol, pagan lo que uno pida".

Lo que quiere decir Pizano es que un tercero, cualquiera, podría bien concluir que todos los involucrados en la concesionaria, es decir, Odebrecht, Episol y Solarte, pagan coimas para conseguir contratos. A lo que Martínez responde, en el minuto 16:10 "puta, poner una denuncia en este momento...". Pizano, sorprendido, le dice "no, no, no, no".

El audio sigue, dura 38 minutos, y tiene otros elementos que son susceptibles a la disección. Lo que es indiscutible es que el ahora fiscal, entonces abogado, tenía más que sospechas de unos delitos muy serios, que el señor Pizano tenía unos documentos que comprometían a la concesionaria en hechos de corrupción, y que también hubo un cálculo, que respondió a la pregunta más importante: ¿denunciar o no denunciar? La respuesta, lo sabemos ya, fue clara: no denunciar.

Y la razón, además, también quedó establecida. Era necesario proteger a la concesionaria, evitar un escándalo que pudiera afectar la imagen de su cliente, minimizar los daños de lo que sería, sin lugar a dudas, un escándalo en el país. Cada cual, con la capacidad que le permita su entendimiento, decidirá si le cree al fiscal Martínez las explicaciones sobre por qué no denunció lo que Pizano le contó dos meses después de la captura de Marcelo Odebrecht.

Yo, en cualquier caso, tengo cada día más dudas. Y más certezas.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido