Cargando contenido

Y entonces el profesor lanzó una frase demoledora y cargada de emotividad para decir que la radio ahora es tan maravillosa “que incluso se puede escuchar” y lo hizo como advirtiendo que todo cambiará para siempre.

Uno de sus alumnos levantó la mano y casi con miedo masculló desde el último puesto.

-Me permite contarle una historia de la radio.

-Adelante, contestó, con aire de quien se imagina que le van a narrar algo fascinante sobre la construcción y evolución de esta industria que permite replicar señales de audio.

Y empezó: “Su curiosidad era infinita y quiso saber cómo hacía el locutor que anunciaba las canciones del Trio Matamoros y de Pacho Galán para meterse en el viejo radio-gramófono Philips, construido con finísimas maderas holandesas. El espacio entre los tubos calientes y rojos era demasiado estrecho para que alguien cupiera de cuerpo entero con su sonora voz, sin el riesgo de ser machacado por las cuatro bandas del viejo aparato".

Esa voz clara y limpia era un amigo invisible que por la magia de un conjuro nocturno se quedó para siempre prisionero del amplificador especial, como un espíritu juguetón que pugna por salir y hacerse cuerpo.

La caja de música era un lugar a dónde ir, un espacio que entre la maciza geografía de la electrónica le permitía inventar sus juegos de explorador. Los cuatro botones del sintetizador de la vieja radiola eran como los ojos de una bella mujer que dice palabras obscenas de invitación al placer, que él no pudo resistir.

Atraído por la oscilación de los electrones y el rojo encendido de los cristales por donde juguetea la palabra, se metió por la trastienda del transmisor en su afán de sorprender al hombre de la voz que le hablaba como si fuera su amigo.

En los intersticios aun cálidos del aparato prendido quiso descubrir las huellas que dejaron Alva Edison, Faraday, Morse, Maxwell y Hertz y tuvo la secreta ilusión de llegar al viejo cementerio en donde reposan el radio Catedral de 1920 y los General Electric, Belmont, Crosley, Philco y RCA que le siguieron en la mágica tarea de convertirlo todo en sonidos.

Entró de soslayo por el eterno espacio que deja un bache, con la pretendida ilusión de ponerle cuerpo a la voz que en 1929 inició las transmisiones de radio en Colombia desde la plaza de San Nicolás en Barranquilla y de saber el nombre del locutor que en 1935 transmitió los dolorosos detalles de la muerte de Carlos Gardel, en el aeropuerto Olaya Herrera de Medellín, el día que aquí nació el radio-periodismo.

Ajeno a los caprichos del destino, ese día el pobre hombre se metió en la cabeza del transistor y quedó atrapado entre el AM y el FM, como un muñeco que barro en la montaña rusa.

Su cuerpo se convirtió en un filamento condenado a recorrer frenéticamente el dial y su único sueño es que alguien reconozca su voz para que venga a salvarlo del encierro eterno al que lo sometió la maldita caja de música”.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido