Cargando contenido

Fue tendencia el anuncio del retiro de Darío Arizmendi como director del programa bandera de Caracol Radio.

La noticia, confirmada en la propia voz del periodista, irrumpió de improviso a media jornada de los noticieros radiales de la franja de la mañana. El antioqueño Darío Arizmendí, director durante casi 30 años del  programa “6am hoy por hoy”, anunciaba desde el mismo escenario que había tomado la decisión de retirarse y que dejará el cargo en el momento en que las directivas del Grupo Prisa designen su reemplazo.

Tuve la oportunidad, y el honor, de trabajar a su lado durante 17 años aprendiendo cada día un poquito más del oficio y, en consecuencia, enamorándome cada día más de mi trabajo, lo que en parte se logra siempre gracias a quienes están al frente nuestro dirigiendo los equipos y dando ejemplo con sus propias acciones.

Darío, más allá de lo que permite descubrir de él a través de sus entrevistas al aire y del manejo de los temas en sus programas, es un hombre pragmático, analítico, organizado y disciplinado, lo que unido a su buen humor, a su seguridad y confianza en quienes formábamos parte de su equipo de trabajo y su calidez, le permiten llegar a los demás con respeto y consideración.

Hace 30 años, Arizmendi, o el doctor Arizmendi como le dicen muchos, no era un hombre de radio. Venía de Medellín de trabajar en el diario El Mundo con una amplia trayectoria en el periodismo pero más inclinado hacia prensa escrita, aunque con conocimientos e incursiones en radio. Llegó a Caracol a reemplazar a Yamid Amat en la franja de la mañana que se llamaba “6am – 9am” y aunque entre sus planes a largo plazo no estaba el de quedarse por tanto tiempo, tres décadas después recibimos la noticia de su retiro.

Con él cubrimos noticias que hicieron historia como la elección de “Clil Biltón” (Bill Clinton) como presidente de Estados Unidos en enero de 1993; la muerte de Pablo Escobar en diciembre del mismo 1993; la muerte del papa Juan Pablo II en 2005; el cambio de siglo con sus retos tecnológicos; el atentado a las torres gemelas en el World Trade Center de Nueva York y tantos otros eventos y transmisiones que nos dejaron siempre aprendizaje y experiencia.

Tuvo que aprender, como todos, a dominar los nervios ante el micrófono y superar episodios que al final dejaban, en medio del rubor en las mejillas, amplias sonrisas y anécdotas que siempre nos seguirán acompañando. Como cuando equivocaba la frase al dar la hora antes de saludar a un ministro:  “Ahora son las 7 y 35 ministros de la mañana y saludamos al señor Minuto…..” y bueno, otras más, como era de esperarse cuando se está empezando el camino de la dirección radial de un programa de tal importancia y responsabilidad.

Hoy Darío es toda una institución en el periodismo colombiano y referente a nivel internacional que, entre muchos otros, le mereció el premio Ortega y Gasset que recibió el pasado 15 de abril. Y es toda una institución para las nuevas generaciones que aspiran a suceder algún día a quienes actualmente marcan la agenda informativa del país, son generadores de opinión e influenciadores en la vida de los ciudadanos. 

Un periodista que formó generaciones de comunicadores y en especial a aquellos que, en su momento, empezábamos a salir de las universidades con todas las ganas y cero experiencia;  y de jóvenes mujeres periodistas que hasta ese momento teníamos prácticamente vetado el ingreso a las salas de redacción dominadas por los hombres, pero en quienes Darío confió y nos permitió demostrar nuestras capacidades para estar a la altura de nuestros colegas masculinos y llegar, incluso, más allá.

Por eso, al conocer esta mañana la noticia de su retiro como director del programa radial, una mezcla de orgullo y nostalgia se fundió en mi corazón: por el aprendizaje, el tiempo compartido, los consejos, la confianza, la alegría y porque en todas, absolutamente todas las circunstancias y situaciones vividas, siempre fue todo un señor, a carta cabal.

Un abrazo, jefe y gracias siempre!

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido