Cargando contenido

Mi papá me enseñó desde chiquita que mis derechos terminan donde comienzan los de los demás.

Esta semana el reportero gráfico Jesús Abad Colorado fue galardonado con el “Reconocimiento a la Excelencia del premio Gabo 2019”. Para el Consejo Rector de la Fundación Gabo, que otorga esta distinción, la trayectoria de Jesús Abad Colorado “contiene valores como la ética, el respeto por los derechos humanos, la integridad y el compromiso con los ideales de servicio público del periodismo”.

Para quienes tuvieran dudas sobre la descripción del Consejo Rector de la Fundación Gabo, esta quedó evidenciada en la entrevista que sostuvo Abad Colorado el martes 10 de septiembre en la emisión central del noticiero de RCN Radio, que dirige Yolanda Ruiz en la franja de la mañana y en la que nos dio, y gratis, una extraordinaria lección de ética periodística.

"He aprendido durante muchos años a bajar la cámara. Es más, muchas veces he dejado de hacer fotografías que podían ser históricas para el país y mucha gente no entendería lo que estoy diciendo, y sobre todo lo digo en el periodismo. Pero que yo no puedo tomar porque no puedo ofender con mi cámara en espacios de intimidad. El trabajo mío tiene que ser solidario, tiene que ser respetuoso, no solamente en situaciones difíciles", dijo.

Sabias palabras las del colega periodista, que en el fragor de nuestro trabajo diario y con la sangre caliente en búsqueda de historias impactantes, son difíciles de entender y llevar a la práctica pero que por esa misma razón nos puede llevar a cometer errores, injusticias o irrespetos.

Prevalece la emoción por la chiva, la ilusión por el premio, las ganas de ser los primeros o los únicos, los más osados o los más atrevidos. ¡Sí, está bien! Podríamos decir desprevenidamente.  Pero ¿A qué precio? ¿Pasando de pronto por encima de los derechos de los demás? ¿Invadiendo la intimidad de quien se nos revela como el protagonista de esa gran historia que tanto queríamos encontrar?

Cuando todavía era una niña, mi papá que era un hombre nacido en el campo, de madre soltera pero de dignidad a toda prueba, me enseñó que mis derechos terminan donde comienzan los de los demás y que así como yo debo exigir respeto para mí, así también debo respetar a los demás.

Y es ahí, en este ejercicio del periodismo que bien podríamos considerar hoy en día como un deporte extremo por el vértigo y la adrenalina con que se vive, cuándo debemos detenernos, respirar profundo y evaluar antes de seguir adelante con una historia, un hecho, una fotografía, una declaración que puede dañar la intimidad del otro, o causar una reacción adversa o incendiar los espíritus o polarizar más a un país.

No estoy hablando ni de mentir, ni de ocultar, ni de distorsionar. Simplemente de analizar unos minutos antes y decidir. Es tener ética profesional, responsabilidad social, sentido común algunas veces o respeto por los demás, según el caso.

Abad Colorado considera que si uno es paciente, como tiene que ser también  el periodismo, no un periodismo de chivas y fotos espectaculares, sino un periodismo de fotografías sencillas y dignas, la gente con el paso de los años nos permite volver a esos lugares para enseñarnos de resistencia y de amor por la vida.

En su entrevista con RCN Radio, Jesús Abad Colorado pidió "que no crezca más el odio, que no crezca más la cizaña” y destacó que a lo largo de sus 25 años de reportería gráfica no solo ha sido testigo de la violencia sino que también ha visto la humanidad y la resistencia frente a esa violencia en muchos rincones de Colombia.

Felicitaciones a Jesús Abad Colorado por su galardón otorgado en reconocimiento a la excelencia del Premio Gabo 2019 y gracias por la lección de ética periodística que, en tiempos tan convulsionados como el que vive actualmente nuestro país, nos deben servir de reflexión.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido