Cargando contenido

Que cada uno de nosotros nos hagamos responsables de la defensa del planeta y la protección del medio ambiente.

Los optómetras y oftalmólogos se refieren al 20/20 para destacar una visión perfecta en los seres humanos y coincide con el nuevo año al que no estamos mencionando como “dos mil veinte” sino que lo identificamos como el "20-20". Entonces, me quedé pensando en que en estos nuevos 365 días que empezamos a recorrer a la media noche del 31 de diciembre, nuestro futuro sea así: ¡Perfecto!

Y si de visión de futuro se trata habrá que pensar en un año en el que los líderes del mundo, pero además cada uno de nosotros, nos hagamos responsables de la defensa del planeta y la protección del medio ambiente. Porque cada uno de nosotros debemos tomar conciencia y asumir nuestro papel de cuidadores de la tierra desde los detalles más insignificantes, como no desperdiciar el agua, usar bombillos ahorradores y empezar a asimilar el uso de las energías renovables no convencionales.

Me entusiasma pensar en un año en el que la juventud se siga visibilizando y haciendo sentir y respetar. Donde sus ideas se escuchen cada vez más fuertes y donde la sociedad empiece a confiar en esos jóvenes que no son nada diferente a quienes gobernarán el mundo dentro de muy poco tiempo.

Confío en que este nuevo año los gobernantes se despojen de sus intereses personales y se dediquen a trabajar por el progreso y bienestar de sus pueblos, más allá de colores políticos, convicciones religiosas, razas o géneros, porque aunque parezca lo contrario, aún los niveles de discriminación siguen siendo muy altos.

Es algo así como sintonizar la mente y el corazón con todas las cosas lindas y buenas que nos merecemos los seres humanos y las que podemos hacer nosotros mismos para hacer de nuestro entorno el mejor lugar para vivir.

Es mirar con el convencimiento de que sí se puede estar en el mundo de lo impensable, en lo que normalmente decimos que eso es imposible, que eso es una utopía, que eso jamás podrá cumplirse.

Es como cuando los optimistas deciden ver el vaso medio lleno y no medio vacío o como los coach que enseñan a ver todo en positivo. Los invito a hacer el ejercicio y pensar cada mañana en que ese día va a ser excelente, independientemente de los problemas, afugias o sinsabores que se nos puedan presentar.

Es cuestión de actitud, nadie está diciendo lo contrario. Pero sirve y mucho, justamente para esos días que se empeñan en volverse grises, en quitarnos el aliento y en diezmarnos la alegría. Hay tips, como dirían los expertos, para hacer las cargas un poco más livianas. Como por ejemplo, el saber que comenzamos un nuevo día porque eso ya es ganancia.

Pero también es bueno creer en nuestras capacidades, en la importancia de que somos como parte de un todo, que es la sociedad en que vivimos. Convencernos de que lo que hacemos, pensamos y decimos es importante y que sirve para hacer de nuestro país, nuestra empresa, o nuestro negocio un proyecto con futuro y próspero.

O también que todo lo que hagamos, pensamos o digamos servirá para hacer de nuestras familias y de nosotros mismos, mejores personas; más comprometidas, más dedicadas, más comprensivas, más humanas, más reales.

Así que, bienvenido “20/20” y que todo lo bueno llegue con buenas energías, la mejor disposición y los mejores deseos porque nuestros sueños se hagan realidad. ¡Feliz año para todos!

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido